Asylum

Notas: Como habrán notado por el banner, el protagonista de este corto es Tom. Tal vez es sólo mi paranoia o mi amor insano por el twincest, pero siento que lejos de progresar, Tom se ve desmejorado por causa de su relación con Heidy y esta es mi forma de describir mi malestar.

ASYLUM

Kaulitz sabía que aquella noche sería la última, su última noche en ese edificio, el contrato de venta estaba firmado, el dinero del acuerdo, seguro en un depósito del banco, más el nudo que apretaba su garganta le afirmaba que no podría partir sin una batalla. Los aterradores recuerdos que la propiedad había grabado en su memoria, no lo dejarían partir tan fácilmente, no era una corazonada, sino la certeza que todo su cuerpo confirmaba a través del ardor en sus venas. El lugar quería retenerlo.

El aullido del viento fuera de la ventana erizó su piel, al grado de enviar escalofríos por toda su columna; no era frío lo que sentía, pese a que la tormenta arreciaba con todas sus fuerzas en el exterior, lo que helaba su sangre aquella noche no era más que el reflejo del terror de su alma… de su mente.

«Es sólo mi imaginación». Pensó, apretando el vaso del que no había bebido una sola gota. «Es la tormenta la que está avivando los temores de mi cabeza». Pero en lo profundo de su ser, sabía que no era así.

Levantó el vaso, intentando en vano desviar la atención al líquido de un oscuro dorado que se balanceaba en el interior. Sus ojos se concentraron en el color de la bebida, intentando desenfocar todo lo demás, tratando con todas sus fuerzas de alejar los demonios que bailaban en las paredes de la habitación en forma de sombras, proyectadas por las luces de los relámpagos que estallaban en el cielo.

Es sólo una noche, la última noche susurró para sí mismo, apretando ojos y dientes, ignorando los delgados y aterradores dedos que se acercaban cada vez más a él.

La sombra proyectada del árbol justo fuera de la ventana, tomaba una forma cada vez más definida. Ya no eran demonios danzando en forma traviesa, ahora eran manos, con dedos huesudos, acechándolo, esperando el momento oportuno para cogerlo y llevarlo consigo al inframundo, al lugar donde todos sus temores se harían realidad, donde el diablo acosaba a los hombres, conociendo las verdades más oscuras de sus mentes: el infierno.

El rugido del viento, traía el ulular de las voces que fueron silenciadas en aquella casa. Con los ojos fuertemente cerrados, deseó no poder distinguir las palabras de aquellas voces, pero no podía negar que, por muy loca que fuera la idea, realmente podía oír sus aterradores susurros en el viento.

Te estamos esperando.

Ya estamos aquí.

Hemos venido por ti.

Ya eres de los nuestros.

Demencia, sí, quizás todo el tiempo en que fue dueño de este psiquiátrico, algo de aquella locura se fue colando bajo su piel sin siquiera darse cuenta hasta ahora, que era demasiado tarde. El asilo lo reclamaba, tal como reclamó la vida de decenas de pacientes infectados con el virus de la locura. Ahora podía entender la desesperación que brillaba en los ojos de sus pacientes al anochecer, sus gritos ahogados y gemidos de dolor al ver las sombras sobre las paredes del lugar. Ahora él también veía, oía y sentía la maldad de la casa, casi como una entidad viva que se alimentaba de su miedo, que vibraba con su terror, que lo llamaba a formar parte de sus entrañas.

Sin abrir los ojos, acercó el vaso a sus labios y bebió todo el contenido, el calor del licor quemó su garganta, pero no disipó sus miedos. Esto era una guerra, no con el inmueble, sino consigo mismo.

Parpadeó lentamente, hasta que sus ojos se abrieron y los entrecerró, intentando ver a través de la oscuridad. Vio con claridad la pared, los dibujos aterradores ya no estaban, sólo había sombras. Aguzó el oído y ya no había susurros en el viento, sólo el ruido de la tormenta.

Se levantó y dejó el vaso sobre el escritorio, caminó hasta la ventana y miró con ojo crítico el árbol que se movía toscamente con cada ráfaga de viento, mantuvo la mandíbula apretada, diciéndose a sí mismo que no caería en el truco del asilo, él no era un demente que alucinaba con las sombras de la noche, él era un médico, un hombre de ciencia que busca la verdad a través de los hechos.

No podría salir del lugar esa noche, la tormenta se había encargado de eso, no la casa; el asilo ya estaba vendido, se había deshecho del manicomio por una buena cantidad de dinero; no habría una batalla, porque la casa no era un ser, no vivía. Esa era la última noche que pasaría allí, porque daría vuelta la página e iniciaría una nueva vida, no porque la casa le fuera a arrebatar la suya.

Alzó la barbilla y miró con desafío las ramas del árbol tras el cristal, giró sobre sus talones y retó con la mirada a las sombras en la pared. Él ganaría, él existía, él estaba cuerdo, él sobreviviría esa última noche.

&

Al día siguiente, cuando la nueva dueña del asilo bajó del coche, aquella fría y oscura mañana, sonrió siniestramente, mirando los terrenos del lugar, caminó lento por el sendero de la entrada, buscando la fuente del sonido que parecía ser lo único que se oía en el lugar, aquel crujir sordo del árbol junto a la ventana.

La tormenta había pasado, la lluvia había dado paso a las bajas temperaturas, casi se podía sentir el hielo en la sangre, y la niebla había descendido tanto, que apenas se lograba ver algo más allá de un metro de distancia. El viento había cesado, pero las ramas del árbol junto al asilo crujían por el balanceo del cuerpo del hombre que colgaba sin vida de él.

Heidy se acercó todavía más, alzando la mano para tocar la pierna de Tom, deteniendo el constante vaivén del cuerpo.

Sabía que no sería la última vez que lo vería, doctor Kaulitz.

FIN

Como decía al inicio, siento que esta relación con Heidy le quita la energía vital a Tom y quise representarla a ella mediante el asilo. Sé que no todos comparten mi gusto por las historias de terror, pero quería recordar mi verdadera pasión por este género. Gracias por leer y si quieren comentar, estaré feliz de responder a sus palabras. MUAK.

Escritora del fandom

4 Comments

  1. Excelente ! bravo !!!! espectacular …. amo las historias de terror y este one shot fué …. tan intrigante … tan intenso y tan atrapante … no creí que terminaría así … que tristeza ver el fin de Tom ….. finalmente los fantasmas del asilo o de su mente o sus mismos miedos lo llevaron a este triste fin. Como siempre coincido con vos, y veo que esta vieja loca de Haidi, le está absorbiendo la energía a nuestro Tom … lo está agotando emocionalmente y a la vez lo está alejando de sus afectos. Demás está decirte que no la soporto … no se si se nota. Soy fanática del TOLL y lo apoyaré y defenderé toda la vida. Felicitaciones, me encantó tu one shot. Besos. Diosa Total.

    • Mi querida Julie, no es que odie a Heidy, lo que pasa es que ella representa todo lo que ellos desean, pero no pueden tener juntos. Ellos son familia, por ser hermanos, pero no pueden ser familia (como pareja) porque la sociedad no lo acepta. Es por eso que puse a Heidy en este fic como el asilo, sus miedos, sus demonios y fantasmas, son justo el juicio que la sociedad pone sobre su relación Toll, y que finalmente es lo que los destruye.
      Muchas gracias por ser tan ferviente creyente del Toll, yo estoy igual, pero lejos de enfadarme, ahora me dan mucha tristeza. Tom es un gran músico, podría tener una gran carrera (con o sin TH), pero todo el circo con Heidy le baja el nivel de artista a BoyToy de la señora. Entonces, si ellos no se valoran, ¿como esperan mantener a las pocas fans que les quedan?

  2. Me encanta leer historias que hablen de la situación actual de los gemelos… Aunque me cause tristeza. La historia simboliza muy bien lo que quieres expresar, me encanta.
    Creo firmemente en el toll pero se me van las esperanzas poco a poco… Creía que el circo este con HK duraría menos tiempo…

    • Yo estaba igual que tú, pensando que el circo terminaría tan pronto Bill se cansara, pero al parecer les ha reportado más ganancias de lo esperado.
      Gracias por el apoyo, roguemos que el Toll no termine, aun si existe un matrimonio de por medio.

Responder a ReBek Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *