17: “Novios / Novias”

El tema de hoy no está completo, pero sé que sería muy sexy si Tom cantara a Bill “Nothing on you” de Bruno Mars. Disfruten la dulzura del capi.

Head Over Feet”

Capítulo 17: “Novios / Novias”

& Bill’s POV &

Desperté sintiéndome solo, sin abrir los ojos busqué a Tom, pero no estaba a mi lado. Me senté en la cama y miré en todas direcciones.

—¿Tom? —Llamé, pero no hubo respuesta.

—¿Tomi? —Lo busqué en todo el bungalow y nada. Volví a la cama.

¿Y si todo fue un sueño? ¿Y si se arrepintió y regresó a Berlín? ¿Y si en verdad nunca me amó y se asustó al pensar que es gay? ¡Rayos! ¿Qué demonios está pasando? ¿Dónde estás, Tomichu?

Ya sin querer pensar más, me acosté, mientras cálidas lágrimas caían por mis mejillas.

—Tomi… ¿dónde estás? —Le volví a llamar. El silencio fue mi única respuesta.

«No creo que me hayas dejado, no después de lo que hemos vivido juntos» Pensé con mucha tristeza.

—Noooo. —Lloré y lloré hasta que me volví a dormir.

Sentí que me daban pequeños besos en los brazos.

—Eres tan delicioso, Billucho —me dijo al oído.

—¿Tomi? —Pregunté asustado.

—¿Quién más te besaría por la mañana? —Me senté rápidamente.

—Pero tú no estabas, yo desperté y no estabas conmigo, yo pensé que me habías dejado. —Lloré.

—¿Qué? ¿Dejarte? Claro que no, menos ahora, calma pequeño.

—Entonces, ¿dónde estabas? ¿Dónde saliste tan temprano? —Le pregunté acusador.

—No me hagas decirlo. —Me abrazó.

—Dímelo Tom, ¿estabas con una mujer? —Sentía que el alma se me partía al pensar en su respuesta.

—Mi amor, ya sé que caí con Jess, pero eso fue hace mucho.

—No me evadas, ¿estabas con una mujer? —Insistí.

—Cielo, odio admitirlo, pero estoy hecho todo un gay contigo, no podría estar con ninguna mujer, ni con nadie más, te lo juro.

—¿Entonces, dónde diablos estabas?

—¡Rayos! ¡Es una sorpresa, ya! ¡Lo dije!

—¿Una sorpresa? —Cambié mi actitud a una de suma curiosidad.

—Sí, pero no te diré nada hasta la tarde, ¿ok?

—Ok… ¿Tomi?

—Dime cielo.

—Tú no me dejarías, ¿cierto?

—Claro que no, menos ahora que soy adicto a ti, adicto a tu cuerpo, a tu exquisita forma de hacer el amor —respondió abrazándome y besándome el cuello.

—¿En serio te gusta? Pero si no tengo mucha experiencia —dije tímido.

—Eres encantador, tan ingenuo, pero a la vez tan provocativo, eres un “porn star”

—¿De verdad?

—Me gustaría hacerte el amor ahora mismo, ¿me dejas?

—Claro, mi amor. —Todos mis celos quedaron olvidados.

Nos besamos apasionadamente y así comenzamos nuestro erótico baile, lleno de amor y lujuria, sin medirnos en nuestra entrega, queriendo ser parte del otro, de llegar a ser uno, uniendo en una perfecta amalgama el amor y el deseo, formando el ying y el yang con nuestros cuerpos, hasta que juntos alcanzamos el clímax.

Nuestras respiraciones agitadas llenaban la habitación. Me acurruqué en el pecho de Tom, mientras él me acariciaba los brazos y la espalda.

—Eso ha estado maravilloso —le dije casi en un susurro.

—¿Te ha gustado, cielo? ¿No fui muy rudo? —Preguntó besando mi frente.

—De verdad ha estado genial, te sentí tan dentro de mí que pensé que éramos uno.

—De todos modos, tienes que frenarme, ya sabes que cuando se trata de ti no me puedo contener y lo menos que quiero es hacerte daño.

—Eres mi osito de felpa.

—Creo que mejor pido el desayuno —dijo sonrojado ante mi apodo—, no quiero que te pongas más delgado por quemar tantas calorías.

—Aunque esta es la mejor manera de hacer ejercicio.

—Estoy de acuerdo.

.

Después de tomar el desayuno decidimos dar un paseo por la playa. Mi Tomichu me tomó la mano y no la soltó hasta que nos ubicamos en unas camas bajo las palmeras.

—Honestamente, creo que estoy en el paraíso y tú eres mi ángel, Tomichu.

—Cielo, te amo tanto —dijo girando hacia mí.

—Y yo a ti.

—¿Amor?

—¿Mhm?

—¿Trajiste bloqueador en ese bolso gigante?

—Por supuesto. —Lo busqué y se lo pasé.

—Te pondré un poco, no quiero que vayas a quemarte.

—No me vayas a excitar con tus manos. —Le sonreí coquetamente.

—Haré lo posible. —Me aplicó en la espalda, en los brazos y en mi torso.

—¿Me dejas hacerte lo mismo?

—Encantado. —Me gustaba mucho acariciarlo.

Después de un rato de estar ahí conversando, me dio sed.

—¿Tomichu?

—Dime, cielo.

—¿Sabes si por aquí venden refrescos?

—Atrás de nosotros hay un ala del hotel, deben tener allí, ¿te traigo uno?

—¿Vamos juntos?

—Tranquilo, déjame atenderte. ¿De qué sabor te traigo?

—Mango con plátano.

—Espérame, y no coquetees con nadie. —Advirtió, pero con una sonrisa.

—Solo tengo ojos para ti.

No se tardó mucho, lo vi venir a través de mis gafas y también vi a tres chicas en diminutos bikinis que se le acercaron, riendo y coqueteándole, él les dijo algo muy cortés y con una sonrisa retomó su camino hacia mí.

Era obvio que mi Tomi llamara la atención, con ese cuerpazo que tiene, y esa sonrisa encantadora, será inevitable que las mujeres lo estén rondando, y será también inevitable que me ponga celoso.

—Cielo, aquí está tu delicioso jugo de mango y plátano.

—¿Qué te dijeron esas chicas? —Pregunté serio.

—Nada importante, toma tu juguito. —Me sonrió.

—Eran muy guapas y muy tentadoras —dije triste.

—Amor. —Se acercó a mí y me besó los labios—. No importa que sean modelos o cualquier cosa, yo solo pienso en ti, recuerdas la canción ♫chicas hermosas en todo el mundo, ♫podría estar cazándolas, pero perdería mi tiempo, ♫no se comparan a ti cielo, no se comparan a ti ♫

—Oh, Tomi. —Suspiré.

—Yo también podría estar celoso de ti, a cada instante, tienes un rostro perfecto, eres una dulzura y cantas como los dioses, todas y todos querrían tenerte.

—Pero yo solo te quiero a ti.

—Eso es exactamente lo que me pasa a mí, Billucho, no nos pongamos celosos, porque nos amamos y es recíproco.

—Está bien.

.

Nos quedamos un rato más en la playa disfrutando de la compañía de ambos. Al regresar, Tomi volvió a salir, dijo que era por la sorpresa y al volver, venía con una tremenda sonrisa.

—¿Vamos a cenar, cielo? —Me invitó muy meloso.

—Me quiero duchar primero, estoy todo pegajoso con bloqueador.

—Te hago compañía —No era una pregunta. Y me abrazó por detrás.

—Claro, ¿qué prefieres ducha o jacuzzi?

—Ducha, no lo hemos hecho de pie —dijo besándome el cuello.

—¿Ya lo das por hecho?

—¿El qué?

—El que acepte.

—Es que no te puedes resistir a mis encantos, ¿o sí? —Me giró en sus brazos y me besó profundamente.

—No puedo —respondí, rindiéndome casi al instante.

—Vamos entonces.

Hicimos el amor en la ducha, me encantan todas estas sensaciones nuevas que me provoca Tomichu, nunca pensé que me volvería a enamorar después de Ana, por eso siempre me alejé de la sociedad, mis amigos eran casi todos virtuales, y mis pocas novias, pues no pasaba a más de un par de salidas, en cambio con Tom todo ha cambiado, no quiero estar en algún lugar si no es con él, no quiero que nadie me toque, no quiero que nadie lo toque, solo yo, pero ahora ya no me siento raro como al principio, ahora me siento completo con él, siento que por fin he encontrado a mi otra mitad, a mi alma gemela.

—¿Cielo, vamos? En el restaurant ya está lista la reservación.

—Ok, como me veo.

—Wow, bebé, te ves como un ángel y un demonio.

—¿Y eso?

—Porque luces tan inocente como un ángel, pero eres un demonio porque me tientas a hacerte cosas sucias ja, ja, ja, ja, lo siento, cielo.

—Me gusta que me veas así —respondí halagado.

.

Llegamos al restaurant y nos trajeron champagne.

—¿Te gusta, pequeño?

—Me encanta, pero ¿por qué tanto lujo?

—Porque hay una razón muy especial. —Sacó una cajita de terciopelo y la abrió, había dos argollas de plata allí.

—¿No me digas?

—Sí, cielo. —Me tomó la mano—. ¿Billucho, quieres ser mi novio oficial?

—Claro que quiero —respondí. Puso la argolla en mi dedo, entonces yo tomé la otra y pregunté—. ¿Tomichu, quieres ser mi novio oficial?

—Sí, mi amor. Entonces ya es oficial, somos novios legales, nada de fingir, y nada de tener aventuras con otras chicas, ¿ok?

—¿Todavía recuerdas lo de Teresa? Fue un error.

—¡Fue un horror! Casi se me partió el alma, sobre todo porque antes me habías dicho que fuéramos novios.

—Lo sé amor, lo siento, lo siento, nunca más pasará algo así, te lo juro.

—Y yo me encargaré de que no vuelva a pasar, porque te tendré siempre conmigo, y cumpliré cada uno de tus caprichos para que nunca más en la vida quieras estar con otra persona.

—Te amo. —Lo besé apasionadamente.

—Wow, que beso.

—Ese es solo un adelanto de lo que te daré esta noche —dije, guiñándole un ojo.

—Pues olvida la cena y volvamos al bungalow.

—No, no, no, tendrás que esperar y ya verás que te voy a tratar taaaannnn bien que no querrás salir de la cama en toda la semana.

—Ya lo estoy esperando.

.

& Tom’s POV &

Han sido las vacaciones más románticas y eróticas que he tenido en toda mi vida. Simplemente no quería que acabaran, pero aquí estamos, de vuelta en Berlín. Nos vino a buscar el chofer y ya estábamos por llegar a casa.

—Billy, cariño.

—Dime, cielo.

—En caso de que estén mis padres, tendremos que guardar las apariencias.

—Lo sé, amor… pero en la noche me colaré a tu habitación.

—Te estaré esperando. Mira, ya llegamos.

Entramos a la casa con una sonrisa y al pasar por la sala nos llevamos una tremenda sorpresa.

—¡Papá! —Gritó Billy—. ¿Qué haces aquí? —Corrió a abrazarle.

—Padres, ¿y esta sorpresa? —Pregunté igual de intrigado.

—Tom, William —dijo mamá—, nos reunimos todos para presentarles a sus novias, las gemelas Stevenson.

—¿Novias? —repetimos al unísono.

—Tom, ella es Chantelle —dijo mi padre.

—William, ella es Helena —dijo el padre de Bill.

—¿Papá, tú estás de acuerdo con esto? —Preguntó Bill, se notaba que estaba molesto.

—Sí, hijo, las chicas son las indicadas, son de buena familia y son muy guapas.

—Y como ustedes tienen los mismos gustos, pensamos que al ser gemelas no se pelearían —agregó mamá con una sonrisa.

—Bill, cálmate —le dije muy suave—, es que está un poco cansado por el viaje.

—Yo, lo siento. —Se disculpó. Las chicas solo sonreían bobamente.

—Señoritas —les dije—, en realidad este no es un buen momento para nosotros, pero ¿por qué no programamos una salida los cuatro? —Bill me miró con odio—. ¿Qué tal el sábado a las cinco de la tarde? Nosotros pasamos por ustedes. Ahora si nos disculpan, solo queremos descansar.

Tomé a Billy del brazo y lo llevé a mi habitación.

—Cielo, cálmate —dije al cerrar la puerta.

—No puedo calmarme. —Sus ojos se llenaron de lágrimas, que luchó por mantener bajo control—. Ahora que por fin te tengo, me obligan a tener una novia, no quiero a nadie más que a ti.

—Ni yo, bebé.

—¿Por qué entonces no hiciste algo?

—Cielo, si nuestra familia descubre lo nuestro, nos separarán por el qué dirán, y yo no voy a permitir eso.

—Yo quiero gritarle a todo el mundo que te amo.

—Y lo haremos, pero por el momento no podemos.

—¿Y cuándo?

—Debemos preparar a nuestras familias.

—¿Y qué haremos con la cita? Yo no quiero ni tocar a la rubia esa, mucho menos besarla, el solo pensamiento me repugna.

—Tranquilo, amor. —Lo abracé—. Ya pensaremos en algo.

—Pero me muero si veo a esa mujer tocarte, te juro que le voy a sacar los ojos.

—Amor, nadie me va a tocar, te lo juro. —Le besé la frente.

—De verdad me moriría de los celos si eso pasa. —Me rozó los labios.

—Gustav.

—¿Gustav?

—Sí, él puede ayudarnos.

—¿Él sabe algo?

—Yo le conté que me enamoré de ti.

—¿Le contaste a él antes que a mí? Que injusto.

—En ese entonces tú solo me querías como tu BFF.

—Ya veo. ¿Y crees que pueda ayudarnos?

—No lo sé, pero tiene buenas ideas, iremos mañana.

—Está bien, ahora bésame, por favor, quiero sentirte mío.

—Soy tuyo, cielo.

—Pero esa mujer…

—Esa mujer, nada, mi cielo, tú eres la razón de mi vida.

—¿Pruébamelo? —Pidió meloso.

—¿Qué tal así? —Lo besé apasionadamente.

—Aún no te creo.

—¿Y así? —Lo volví a besar y acaricié su espalda, mientras apretaba su trasero contra mi pelvis.

—Creo que un poquito.

—¿Y así? —Lo acosté en la cama y me froté sin vergüenza contra él.

—Vas en buen camino.

—Pues sigamos por ese camino… —Ambos sonreímos.

& Continuará &

Simone sacó las garras de mamá homofóbica, protectora de los futuros herederos de la fortuna familiar. Ojalá Gustav tenga una buena idea para ayudar a los chicos, o Bill se volverá loco y le sacará los ojos a las gemelas jijiji. Gracias por leer.

Escritora del fandom

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.