25: Epilogo

Saludos, gente bella, hemos llegado al final de la historia. Gracias por todo el apoyo.

 “Against Destiny” Fic Twc de MizukyChan

Capítulo 25: Epilogo

Bill’s POV

Ya habían pasado dos semanas desde el ataque y hoy celebraríamos el cumpleaños de los gemelos.

Tania y yo habíamos puesto en marcha lo mejor de nuestra empresa de eventos, para este gran acontecimiento en la vida de mis hijos. Mientras nos encargamos de la decoración, Tom entretenía a los niños que se empeñaban en ir al patio, parece que presentían que había algo especial allí. El catering llegó puntual y ahora sólo había que esperar a los invitados.

Valerie traía un vestido rosa con pequeños corazones. Un cintillo en su cabello negro azabache y sus pequeños aritos de oro. Tomy o Tom Jr. Tenía una playera azul y unos pantalones negros preciosos. No sé si es porque son míos, pero los encuentro bellísimos.

Cielo, ven acá —me llamó Tom desde la cocina.

¿Algún problema? —me tomó de la cintura y me besó apasionadamente.

No, en absoluto, sólo quería liberarte del estrés —dijo sonriendo, aún sosteniéndome, los niños nos miraron y sonríeron.

¿Libérame de nuevo?

Encantado —otro beso, los bebés reían más fuerte.

Pa —dijo Vale

Pi — dijo Tomy

Sí, ya sé… papi está feliz —les dije mirándolos sin soltarme de Tom.

¿Estás bien, cielo? ¿Necesitas más ayuda?

No, amor, todo está listo, el payaso está con Tania afuera y Andy viene en camino, los demás empezarán a llegar en cualquier momento. —Sonó el timbre—. ¿Lo ves?

Yo voy.

No, vamos los dos… coge a Tomy —yo cargué a Vale y fuimos a la puerta.

Señor Muller —saludó Tom—. Bienvenido, pase.

Hola Tom, Bill. Traigo un regalo un poco grande, ¿me esperan? Pero con la puerta abierta.

Claro —respondí.

¿Le ayudo? —preguntó mi esposo.

Sí, por favor —bajamos a los niños y los llevé a la sala.

Aquí están —entraron con dos osos de felpa gigantes, blancos, que daban ganas de abrazarlos.

Jefe, creo que se ha pasado.

Claro que no, tus hijos son especiales y son maravillosos. Niños, miren…

Dejaron los osos en la alfombra y los pequeños gatearon hacia ellos felices. Parecía que hablaban y hacían comentarios sobre su regalo.

¿Ves? Les gustan —comentó el señor Muller. El timbre volvió a sonar.

Yo voy —dije—. ¡Andreas!

Amigo, ¿dónde están los festejados? —Preguntó entrando a la casa.

En la sala, con los peluches.

Wow, mira como están —Estaban acariciando a uno de los osos, luego se miraban y reían.

Hola amigo —dijo Tom—. Pasa, él es mi jefe, el señor Muller.

Mucho gusto —se saludaron.

¿Por qué no pasamos al patio? —Los invité.

Pero llevemos los peluches —dijo Andy—, se ven muy dulces, ahora van a ignorar mi regalo, rayos —todos reímos y otra vez, me tocó ir a la puerta.

Yo voy —fui a abrir—. David, Dunja pasen, están todos en el patio. ¿Y cómo está tu bebé?

Creciendo en mi pancita —respondió ella, emocionada—. Roy nos confirmó que es totalmente humano.

Estamos siendo bendecidos —dijo el jefe de mi Tom.

Entiendo como se sienten y los felicito.

Gracias, Bill —dijo ella tomando mis manos. Otra vez el timbre.

¡Gus! —lo abracé—. Pensé que no vendrías.

Aquí estoy, brother, Marta está mejor, tú sabes que sana rápido y prácticamente me echó del laboratorio para que viniera a ver a mis sobrinos.

Ven, estamos en el patio —entró cojeando—. ¿Aún te duele la herida?

Es sólo una ligera molestia, ya pasará.

Que bien —otra vez el timbre.

¡Georg: el padrino!

Aquí estoy, man. ¿Y mis niños?

En el patio.

¿Oye, Bill?

¿Mmm?

Vine acompañado.

No hay problema, tráela, ¿es la chica loba?

Samy.

Ve por ella —fue al auto y luego volvió con una chica muy guapa.

Hola, soy Samy.

Un gusto, soy Bill, pasen por favor.

Ya sólo faltan los niños —pienso.

Tom’s POV

Bill se veía radiante, atendiendo a los invitados, conversando con todos. Ciertamente llamaba la atención y lo que más me gustaba era que llevaba mi marca, él era mío y todos ahí lo sabían, me sentía tan orgulloso de él.

Llegaron algunos de mis compañeros de patrulla y de trabajo. Llevaron a sus hijos y todos los pequeños se entretuvieron con el payaso que les hacia figuras con globos, les contaba cuentos y les pintaba la carita.

Mis bebés jugaban por todas partes, pero siempre juntos. Esta era la primera vez que estaban con tantos niños y su “sentido de gemelos” se activó y no se separaban el uno del otro. Incluso si uno tenía un dulce, le daba a probar al otro para que ambos comieran lo mismo. La gente se daba cuenta y nos hacía el comentario de lo “unidos” que eran.

Tanto Bill como yo nos sentíamos felices por nuestros bebés.

Bill, Tom, por favor tomen a los niños, hay que sacar una foto para la página web y para el facebook —dijo Tania con una cámara en la mano.

Mi esposo tomó a Vale y yo a Tomy y “click”

Este hermoso momento quedó inmortalizado. Quería poner esa foto en grande en medio de la sala. Pero no fue la única foto, Tania se dedicó a pasear por toda la casa tomando fotitos de todos los niños con los gemelos, nuestros amigos estaban todos babosos por mis hijos y de nuevo me invadió ese sentimiento de ser muy afortunado.

Estuvimos toda la tarde en el cumpleaños, hasta que los bebés empezaron a mostrar señales de cansancio. La gente se despidió muy amablemente y volvimos a ser solo Bill y yo.

¿Vamos a acostar a los niños? —me sugirió.

Claro… ¿y el desorden?

No te preocupes, recuerda que la empresa de eventos cubre todo, mañana vendrán a limpiar.

Genial.

Subimos los ositos gigantes y los pusimos a cada extremo de la cuna. Los bebés como siempre se tomaron una manita y se durmieron.

Bill y yo hicimos el amor y nos abrazamos.

¿Mi vida? —le llamé besando su pelo.

¿Si, cielo?

Te veías maravilloso hoy, si no fuera porque los festejados eran los niños habría dicho que tú eras el alma de la fiesta —le volví a besar el pelo.

Es que estaba muy feliz, Tom, después del ataque al Concejo me propuse vivir cada momento contigo como si fuera el último, no quiero arrepentirme de nada y no quiero desperdiciar ningún instante que la vida me regale a tu lado.

Me has hecho el hombre más feliz del mundo. Primero cuando te conocí en el bosque me diste una razón para vivir.

¿Y cuál fue?

Buscarte.

Y me encontraste.

Le ganamos al destino esa vez que nos separó. Después te hiciste parte de mí.

Porque somos gemelos.

Sí, y también porque nos casamos.

La marca, me encantó, esa fue nuestra primera vez.

Y luego te embarazaste de mis hijos.

Casi te volví loco con mis antojos.

Y con tus deseos sexuales —reímos.

Pero igual te gustaba complacerme —respondió, alzando una ceja.

Todavía me gusta.

Y el destino te quiso robar de mi lado por la guerra.

Pero aquí estoy. Y estoy dispuesto a seguir luchando contra el destino con tal de tenerte conmigo para siempre.

Para siempre.

Te amo y te amaré toda la vida y si hay algo más allá… te seguiré amando.

Y yo a ti.

¿Es una promesa?

Sí que lo es.

Séllala con un beso —le pedí mirándolo.

Encantado.

& FIN &

En su momento, había pensado hacer un especial de Navidad, pero no sé. Si resulta les aviso, de lo contrario, espero que les haya gustado el fic hasta aquí. Pasamos de todo, pero contra el destino, nuestra pareja consiguió quedarse junta hasta el fin. Besos y gracias por compartir la historia hasta el final.

Escritora del fandom

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *