INCUBUS 16

Incubus” Fic Twc / Toll escrito por MizukyChan

Capítulo 16

& Anteriormente &

Nosotros tres debemos hablar —ordenó el chico, con su acento extraño.

¿Luka? —Los jóvenes, se miraron expectantes.

—¿Sobre qué exactamente? —preguntó Tom un poco intrigado, pero a la vez temeroso.

—Sobre el embarazo de Bill —Los dos Incubus se miraron con expresiones de terror en sus ojos.

—¿Qué? No ¿Cómo? —Balbuceó el trenzado, desviando la mirada desde Jared hasta Luka y de vuelta, apretó los puños—. Bien Luka… ¿Qué demonios sabes al respecto? —Volvió a preguntar, sacando todo el desconcierto de su pecho.

—Lo sé todo —contestó sencillamente el chico alto, sentándose en un rincón de la banca.

—No es posible —Rió Jared, como si de una broma se tratara.

—No, Jared, yo no miento —El pelinegro se sorprendió con la familiaridad con que Luka le trataba—. Sé qué eres… —El otro chico se molestó.

—Y ¿qué es lo que soy, según tú? —Le provocó. El chico alto le miró tiernamente, haciendo que los vellos de su piel se erizaran.

—Eres un Incubus y Tom también. Te gustan los chicos y Tom de preferencia, cazaba a las hembras, eran el dúo perfecto —Luka sonrió de lado, como haciendo memoria de hechos pasados.

—No puedo creerlo —expresó con ironía Jared—. Embarazaste a un chico y como si fuera poco, te dejas descubrir por este… hombre.

—¡Yo no he dicho nada! —Se defendió el trenzado y miró escrutadoramente a Luka—. ¿Cómo demonios has sabido todo eso? —Le increpó de frente.

—Porque yo fui uno de ustedes —Ambos chicos le miraron completamente asombrados.

—No…, no es posible… —El de trenzas no podía creer sus palabras.

—Lo es… —Aseguró Luka.

—¿Por… por qué no te recuerdo? —interrogó tímidamente Tom.

—Porque los exiliados son eliminados de la memoria de los demonios —Explicó Jared.

—No soy un exiliado —agregó rápidamente Luka—. Yo me fui… hermano —Jared apretó los dientes… esto era demasiado—. Los demonios que logran escapar, son considerados un mal ejemplo para el resto… ¿Para qué querría escapar un demonio, si en el infierno tiene todo el poder que desea? —Suspiró el croata—. Si lo logra, es borrado de los recuerdos de los que quedan allí, para que así ninguno busque la forma de escapar, de huir del infierno —Los chicos no cabían en su asombro—. ¿Jared? —Le llamó, extendiendo su mano—. ¿Hermano?

—No me digas así… yo no tengo un hermano —Apretó los puños—. Si lo tuviera… no me habría abandonado —Sus ojos se anegaron, sintiendo una oleada de imágenes de Luka y él viajar por su cerebro.

Su mente no quería aceptarlo, pero ahí estaban… los recuerdos… bellos recuerdos de su hermano abrazándolo, cuidándolo, enseñándole a ser un Incubus… de su rostro entristecido, de sus desapariciones y finalmente de su partida. Dos lágrimas se escurrieron por sus ojos y las quitó con enojo.

—¿Jared?

—¡Te odio! —Le enfrentó, con sus ojos aún aguados—. No sabes todo lo que sufrí al verte triste.

—Lo siento.

Tom observaba la escena en silencio.

—No lo sientes ¡Me abandonaste! —Reclamó el chico.

—No lo hice… te dejé con Tom.

—Te necesitaba, eras mi hermano y te amaba —Las lágrimas corrían por el rostro de Jared, cosa que le enfurecía aún más.

—Lo siento.

—¿Por qué? ¿Por qué te fuiste? Merezco saberlo —El chico titubeó un momento.

—Me enamoré… así como Tom ama a Bill, yo me enamoré perdidamente —Luka suspiró tristemente, ambos chicos se dieron cuenta de ello. Jared se tranquilizó.

—¿Qué pasó? —preguntó interesado.

—Ella… mi Elizabeth… murió —Sus ojos se llenaron de lágrimas y se cubrió el rostro. Tom y Jared bajaron la mirada, sintiéndose mal por su ex compañero.

—Lo siento… —susurró con pesar el de trenzas, después de todo él lo comprendía, si llegara a perder a Bill, nada volvería a tener sentido para él, el mundo entero se volvería sólo una masa gris.

—Pero ahora debemos centrarnos en Bill —explicó Luka, aclarándose la garganta y limpiándose los ojos—. ¿Por qué lo embarazaste, Tom? ¿Sabes lo arriesgado que es? Bill está en peligro —habló golpeado, regañándolo fuertemente.

—Fue… un accidente —Aclaró el trenzado.

—Explícame —Le mandó el chico. Jared, sólo observaba en silencio, las palabras de su hermano habían sido muy perturbadoras.

—Lo embrujé para hacerle el amor… y él… despertó —relató todo muy suavemente, sintiéndose culpable por toda la situación actual.

—¿Simplemente despertó? —El trenzado asintió—. ¿Pasó algo raro antes de eso? ¿Diálogos durante el acto sexual? ¿Cooperaba contigo? ¿Se resistía? Dame pistas, Tom —Le pidió para poder sacar una conclusión sobre lo ocurrido.

—Ahora que lo pienso… —Tom reflexionó—. Desde el principio Bill fue especial, por eso volví a él cada vez que tuve hambre.

—¿Especial? ¿Cómo? —Siguió preguntando Luka.

—Bill no se quejaba como el resto de las víctimas… él disfrutaba conmigo.

—¿Te conoció antes de su primer encuentro?

—Sí… aquí en el “Sweet Land”, aquí nos conocimos y le visité… le dejé percibir mi aroma para que me reconociera… y así lo hizo. —Recordó el trenzado con una sonrisa.

—¿Algo más?

—Sí… cada vez que hacíamos el amor, él se desinhibía más, me hablaba, y hacía cosas sin que yo se las ordenara… me acariciaba y jugaba conmigo… hablábamos mucho… me dijo que me amaba —Un rubor tiñó sus mejillas.

—Comprendo… ¿Tom? ¿Has follado con otras vírgenes? —El chico negó—. ¿Por qué no?

—Bill me llena por completo… no quiero estar con otras mujeres —comentó el trenzado, completamente seguro de sus palabras.

—Te llena… ¿incluso NO siendo virgen? —Tom asintió—. ¿Cada vez que estás con Bill, usas tu poder?

—Sí… por su mentalidad religiosa se ha mantenido virgen y casto toda su vida… me ha costado un mundo poder hacerle ver que lo amo y por fin somos novios —relató el chico con un poco de orgullo en su voz.

—Pero en la realidad, no han tenido sexo —Tom negó… un poco avergonzado—. ¿Lo has respetado?

—Lo amo.

—Lo sé. El problema es el siguiente, al amar a Bill, las emociones han tomado el control en tu cuerpo. Cuando estás con Bill, te debilitas, no tienes suficiente poder de Incubus para dominarlo, porque en el fondo, no quieres dañarlo —Explicó Luka muy lentamente.

—Jared me había dicho algo así.

—Bill, por su parte, al estar contigo y al haber sido capaz de amarte pese a lo que le hacías, embrujándolo…, se hizo más fuerte… contra ti.

—¿Contra mí? —repitió asustado el trenzado.

—No es que quiera dañarte, me refiero a que él luchaba contra tu poder de Incubus, porque te amaba y deseaba verte en la realidad —Tom abrió los ojos grandemente.

—Wow

—Sí… el problema es que despertó y no pudiste limpiarlo o ¿me equivoco? —Tom negó—. Se embarazó de inmediato ¿Sabes algo del embarazo de un Incubus? ¿Alguno de los dos?

—Nop —Ambos negaron. Luka movió la cabeza negativamente—. Chicos de hoy… —susurró con ironía.

—Sólo sabíamos que jamás debíamos hacerlo… eso era todo —Aclaró Jared.

—En realidad, yo sé también que el cuerpo que es embarazado se adapta al bebé, por eso puede ser hombre o mujer —Agregó el trenzado.

—Y por eso estás tan tranquilo, porque el cuerpo de Bill cambiará y listo, tendrán un lindo bebito —Habló Luka completamente enfadado—. No, Tom, eso no es así… es peor de lo que ambos puedan imaginar.

—¿A qué te refieres? —Insistió aterrado el de trenzas, frotando sus manos, que de pronto comenzaron a sudar.

—Bill está condenado… morirá —Los tres Incubus compartieron una mirada de espanto.

—Tienes que estar equivocado, Luka —Rogó Tom con la voz cargada de súplica.

—No hay errores —Negó con su cabeza.

—¿Cómo estás tan seguro? Yo podría bajar al infierno y preguntar si hay algo que podamos hacer —ofreció Jared, tratando de infundir algo de confianza en su amigo de trenzas.

—Yo… lo viví en carne propia —Los ojos de Luka nuevamente se anegaron.

—Oh, Dios no… —La voz de Tom se perdió por un momento, sus ojos al borde de las lágrimas.

—Mi Elizabeth… la embaracé. Íbamos a ser una familia, ella pensó que era normal, pero… un Incubus bebé no es una criatura de este mundo, es una aberración de la naturaleza —El llanto se hizo presente aterrando más a los chicos—. Primero los cambios, luego los dolores… y finalmente… el parto… la muerte inminente.

—Oh, Dios mío… —Esta vez, era Tom quien lloraba, el sólo pensar en perder a Bill era intolerable, pensar en que su frágil pelinegro sufriría por aquel bebé y que finalmente lo arrastraría a la muerte, era demasiado para él, el dolor lo consumía.

—¿Luka? —Intentó Jared, quien se acercó y le acarició el hombro—. Cuéntanos… por favor.

—Lo siento… han pasado años, pero aún no puedo olvidarla —Se limpió los ojos— Bien… por donde empiezo. El principio, el embarazo de un Incubus tiene un recipiente especial, una Súcubus…

—¿Las mujeres demonios? —preguntó Jared sin poderlo creer—. Pero son horribles.

—Lo sé… ellas están allí sólo para procrear… nada de sentimientos… como todo en el infierno en realidad —Los chicos asintieron—. Ellas son las únicas capaces de soportar la fuerza de los bebés y de satisfacerlos, pues vienen a la tierra en busca de víctimas para llenar su deseo sexual, son como nosotros, pero en versión femenina, y lo hacen sólo por su embarazo —Luka miraba el cielo de los baños al hablar—. En fin… cuando los Incubus están listos para salir de caza, se les enseña la regla básica: limpiar a sus víctimas y evitar un embarazo, ¿por qué?

—Para no interferir con el equilibrio —Recitó Jared como un “boy-scout”.

—Pero más que nada es, para que cuando la persona muera inexplicablemente, no le realicen la autopsia, que revelaría inevitablemente nuestra existencia —Aclaró Jared.

—¿Por qué mueren inevitablemente? ¿Es alguna clase de broma o algo así? —Habló Tom casi desesperado, la palabra muerte le daba escalofríos y más aun si la asociaba a su amado pelinegro.

—No es una broma, Tom —Le contestó Luka mirándolo con tristeza, él sabía lo que estaba pasando por la mente del trenzado, pues él ya lo había vivido antes.

—Debe serlo, parece una común historia de vampiros —Reclamó.

—Pero no lo es… déjame explicarlo —Le pidió el chico alto.

—Hazlo Luka… cuéntanos todo —Apoyó más calmado Jared.

—El embarazo de un Incubus dura sólo 10 a 12 semanas… —Comenzó a explicar.

—Eso es dos meses y medio a tres meses… es demasiado rápido —Exclamó Jared—. Y si es tan poco ¿No hay forma de salvar a Bill?

—No la hay… si Bill lograra sobrellevar la totalidad del embarazo, terminaría muriendo al darlo a luz —relató con tristeza Luka.

—¿Y el bebé? —preguntó Jared, angustiándose cada vez más.

—Moriría sin su madre —Terminó de explicar el chico—. Además… —Calló de pronto.

—¿Qué cosa? —Insistió Jared, Luka negó con la cabeza—. Dilo… —Le mandó.

—Como la mezcla entre un ser humano y un demonio está prohibida, el fruto de esa unión está maldita…

—¿Maldita? ¿Qué quieres decir? —Los demonios más jóvenes, le miraron aterrados.

—Deforme —Habló Luka bajando la cabeza, recordando a su pequeño bebé amorfo en sus manos ensangrentadas, sus ojos perdieron el brillo y deseó poder unirse a ellos dónde sea que estuviesen, cielo, infierno, limbo, no le importaba, él quería unirse a su familia nuevamente.

—Oh, no… —Tom lloraba como un niño en un rincón, ya no estaba en la banca, estaba en el piso, apretando sus rodillas contra su pecho… ¿por qué esto le pasaba a él? ¿Por qué le había hecho esto a Bill? ¿Acaso estaba pagando por todos sus crímenes contra las mujeres inocentes que violó? Su mente divagaba por sendas tortuosas y escabrosas.

—¿Qué otros síntomas muestra el embarazo de un Incubus? —Siguió cuestionando Jared, para sacarlos de ese silencio incómodo que se había instalado allí.

—Bueno… al principio son cosas simples… vómitos constantes, el Incubus debilita mucho el cuerpo humano, Bill generará una anemia extremadamente fuerte, y con lo delgado que es, tal vez simplemente eso lo mate —explicó cortante Luka, Tom abrió grandemente los ojos—. Por eso hay que mantenerlo comiendo todo el tiempo, no importa lo raro que parezcan sus antojos, mientras coma, todo estará bien.

—Está bien… —susurró con la voz ronca el trenzado—. ¿Qué más?

—Bueno… quizás esto sea lo más triste para ti, Tom.

—¿Qué cosa?

—Su deseo sexual… al estar albergando a un mini Incubus, el bebé necesita alimentarse como nosotros, de “sexo”. Bill recurrirá a quien tenga en frente para llenar esa necesidad —Explicó Luka lentamente—. Lo malo, Tom, es que tú ya no tienes poder con él.

—Pero si él lo quiere podemos hacerlo, si me tiene a mí, no necesitará a otra persona para satisfacerse sexualmente —Trataba de convencerse el trenzado.

—No, Tom, él se dejará llevar por su deseo del momento, al verse libre del hambre… despertará… y ¿Qué crees que dirá cuando se encuentre desnudo en tus brazos? No entenderá nada, pensará que lo violaste, que te aprovechaste de él… y él…

—¿Él qué…?

—Te odiará… te odiará por haberlo convertido en ese ser despreciable que sólo busca sexo… se convertirá en aquello que él más desprecia… Recuerda que él se ha mantenido virgen y casto por su religión ¿Qué sentirá al verse convertido en algo completamente opuesto? —preguntó Luka, completamente consternado.

—Es cierto, Tom, él será una puta… —agregó Jared, bajando la mirada, ni siquiera a él le gustaba ese término para ese ser tan bello que conociera tan sólo momentos atrás.

—Oh, Dios mío —Tom agarraba su cabeza con fuerza—. ¿Acaso hay algo que yo pueda hacer?

—Sí lo hay… —dijo Luka fuerte y claro, ambos chicos le miraron ilusionados.

—¿Qué?

—Aborto… —La palabra resonó por todo el lugar como una sentencia. Tom lloró.

La puerta del baño se abrió dejando ver la cabeza pelinegra que se asomaba. Al ver a su amado en el piso, llorando amargamente corrió a su lado sin importarle nada.

—¿Tomi? —Le abrazó con dulzura y besó sus trenzas—. Calma, amor mío —El trenzado no podía elevar la mirada, simplemente no podía ver a Bill a los ojos.

—Lo siento —comentó Jared, sintiéndose culpable por no poder hacer nada. El pelinegro los miró a todos y vio las expresiones serias en sus rostros.

—¿Pueden dejarnos, por favor? —Pidió con la voz tenue. Los otros chicos se levantaron y salieron de allí.

&

—Me voy Luka… este es mi teléfono, llámame por si necesitas algo, y si sabes algo de Tom —El otro chico aceptó su tarjeta y sonrió de lado.

—¿Programador de computadoras? —Le preguntó con ironía, al leer el papelito.

—Es sólo una excusa… Tom me enseñó a cubrir mis rastros en este mundo —Ambos sonrieron y con un ademán de sus cabezas, se separaron.

&

Dentro de los baños, Bill seguía consolando a su amado, hasta que se quejó y llevó la mano a su vientre. Tom se sobresaltó.

—¿Qué te ocurre?

—Nada… algo se mueve —susurró más aliviado, al ver que Tom ya no lloraba.

—Déjame… —Levantó un poco su playera y tocó el vientre plano del moreno y sintió el movimiento, su hijo estaba allí… moviéndose… haciendo notar su presencia. Los ojos de Tom se aguaron nuevamente y lloró fuertemente.

—¿Qué es lo que ocurre, Tomi? Déjame ayudarte —Tom hipó, luego de calmarse un poco, abrazó a su pelinegro fuertemente.

—No me dejes, Bill, por favor no lo hagas. Nunca me abandones, si lo haces… yo quiero morir —El pelinegro se asustó antes esas palabras, él no quería dejar a Tom, aun cuando tuviera que enfrentarse a su padre, pero que Tom pensara en la muerte si no estaba a su lado, le asustaba.

—No te dejaré… te amo, Tomi…

Se quedaron en el baño por mucho tiempo. Finalmente Bill decidió que se fueran y dejaron a los G’s a cargo del cierre del local. Ni Tom, ni él estaban en condiciones de estar ahí.

Tom sentía que sus ojos le dolían por haber llorado tanto, nunca en su vida lo había hecho, conoció el llanto cuando se enamoró. Bill por su parte trataba de aliviar el ambiente diciendo cosas dulces y chistes para desviar los pensamientos que amargaban a su amado.

&

Al llegar al departamento, el trenzado se fue a su cuarto, seguido de cerca por su pelinegro.

—¿Bill? ¿Crees que serías diferente si yo jamás hubiese aparecido en tu vida? —preguntó con la culpa recorriendo todo su ser.

—Claro que sí, Tomi —El de trenzas abrió los ojos asustado—. Seguiría siendo el chico infeliz que conociste en el “Sweet Land”.

—Pero… creo que soy yo quien te ha traído tantos problemas a la vida, Billy —Afirmó el mayor.

—No es así. Tú me has ayudado a darme cuenta de lo que necesitaba para alcanzar la felicidad. Tú me ayudaste a superar mis miedos, a…

—¿A qué?

—A enfrentar a mi padre.

—Pero eso… no lo has hecho… le temes… y mucho.

—Lo amo… es mi padre después de todo, pero el miedo se ha acabado, he sopesado los pros y los contras y ha salido un ganador.

—¿Qué?

—No “qué”, es un “quién”. Tú, Tomi, tú has ganado, tú has derribado todas mis barreras morales. Ya no tengo miedo a amarte, aunque seamos hombres —El trenzado se acercó lentamente y depositó un suave beso en sus labios.

—Te amo tanto, Bill, no sé cómo pasó, pero es cierto —Esta vez fue el moreno quien apresó sus labios pasionalmente y se subió a su cuerpo para buscar más contacto.

—Tomi… —susurró jadeante—. Quiero… que hagamos el amor.

& Continuará &

OMG… ¿Lo harán en la vida real o Tom se negará por el embarazo? ¿Y el aborto? ¿Lo hará para salvar la vida de Bill o le contara la verdad, con el riesgo de perderlo para siempre? ¿Olvidaran el aborto y Bill morirá al tener el bebe? Wow muchas preguntas ¿Qué les pareció lo de Luka? Pero aún falta que nos cuente por qué huele a virgen. Jejeje gracias por leer y no se pierdan la continuación.

Escritora del fandom

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *