Intelectual 14: Barba

Intelectual” Fic de MizukyChan

Capítulo 14: Barba

Tom no aguardó a que amaneciera del todo, vio que eran las seis y, tomando las llaves, salió del departamento con rumbo a casa de Alice Trumper. Tenía que resolver esto lo antes posible, porque ya no podía con la sensación de culpa que hacía doler su pecho.

Se contuvo todo lo posible para no romper las reglas del tránsito, porque lo único que faltaría ahora era que le dieran una multa por exceso de velocidad.

Soltó un suspiro de alivio cuando sus ojos divisaron el nombre de la calle de los Trumper y, bajando un poco la velocidad, comenzó a respirar hondamente. Debía calmarse, debía relajarse y prepararse para la oleada de insultos de Alice, pero por sobre todo, debía reunir fortaleza para volver a ver a Will en el estado catatónico de aquella vez, cuando el chico de gafas pensó que estaba molesto con él.

Dios, no quiero verlo así otra vez. Pensó, apagando el motor del coche. Dios, por favor, que no esté como vegetal, que no esté en su refugio.

Caminó por la pequeña entrada hasta la puerta y llamó. Nadie contestó y volvió a inspirar hondamente, antes de tocar otra vez, pero con más fuerza.

Cuando la puerta se abrió, Alice lo miró con el ceño apretado y el cabello revuelto, se hizo a un lado y dijo en medio de un bostezo—. William todavía está dormido, Tom.

Lo siento, Alice.

Podrías haber esperado a que despertara, ¿sabes? Ni siquiera son las siete.

Lo siento —repitió—. No he dormido en toda la noche. Estaba preocupado, yo… —habló tan rápido que la mujer le dio una palmada en el brazo—. Lo lamento.

No tienes que lamentar nada, Tom, no has hecho nada malo —Tom la miró confundido—. Ven conmigo.

El barbudo la siguió hasta la cocina, donde la observó poner la cafetera y preparar un par de tazas.

Llegó aquí temprano, dijo que se quedaría —explicó la mujer.

Tom soltó un suspiro y bajó la cabeza—. Fue mi culpa.

No, Tom. No fue tu culpa —y continuó—. Estaba molesto, pero no contigo, sino consigo mismo.

El castaño levantó la vista, con el ceño apretado—. ¿Qué?

No quería contarme nada, así que le preparé un refresco, pero puse un poco de licor en él —Tom abrió los ojos muy grandes, sorprendido y horrorizado—. Debía hacer que se relajara —se defendió la mujer.

¿Emborrachándolo?

Si no lo hacía, le habría dado vueltas al asunto durante toda la noche y ya sabes lo que pasa cuando se pierde en su mente.

Tom asintió, desviando la mirada. Se convierte en un zombie. No está realmente en la tierra. Pensó, apretando los puños.

La bebida fue lo suficientemente dulce y simple para engañarlo, así que comencé a preguntarle cosas.

¿Y?

Y dijo que había cometido un gran error —la mujer soltó un suspiro—, que se había acostumbrado tanto a ti que no se había percatado de los detalles que mostraban… —se detuvo y miró detenidamente al barbudo—. O, ya veo.

Tom apretó la mandíbula, no le gustaban los escrutinios de los Trumpers—. ¿Qué cosa?

Dijo que te había descuidado —respondió al fin—, que no había notado las marcas de cansancio, las ojeras, la piel maltratada y… la barba.

Inconscientemente, Tom pasó una mano por su cara y gruñó—. No soy un niño, ¿sabes? Puedo decidir si me afeito la barba o no. Eso no es culpa de Will.

Lo sé —dijo una voz entrando a la cocina.

Will, ¿estás bien? —preguntó Tom, levantándose de su asiento rápidamente para envolver al otro en un abrazo.

Trumper se quedó rígido, pero contestó de todos modos—. ¿Por qué no lo estaría? —Tom lo soltó y lo miró con una sonrisa—. Aunque con una taza de café estaría mucho mejor.

Ay, por Dios, soy tu hermana, no tu criada —se quejó la mujer, pero se levantó para servir tres tazas, ahora que la cafetera se había detenido.

El aroma a café inundó la cocina y ver a Will tan tranquilo bebiendo de su taza, hizo que el corazón de Tom se sintiera cálido otra vez—. ¿Vas a volver conmigo? —preguntó esperanzado.

Trumper negó con la cabeza—. Hoy es mi día libre y hay algo que me gustaría hacer —respondió.

La paz mental de Tom volvió romperse y su presión arterial a disparase a las nubes—. ¿Sigues enojado conmigo?

Los ojos de William se enfocaron en Tom, mientras daba otro sorbo—. No estoy enojado contigo.

¿Entonces, por qué no vuelves a casa?

Alice miraba en silencio de uno al otro y sus labios, lentamente su curvaron en una sonrisa.

Tengo algo que hacer hoy —volvió a responder elusivo.

¿Qué cosa?

Es un secreto —bajó su taza y Tom lo miró pasmado—. ¿Qué? ¿No puedo tener secretos? —preguntó indignado.

Bueno… yo… quiero decir tú… —Tom tartamudeó y Alice no pudo evitar intervenir.

Va a instalar un software en la biblioteca de la primera de tu sobrino.

¡Alice! —exclamó el rubio, mirando a su hermana con desaprobación.

Como no aceptó que le dieran dinero, Jenny le pidió que lo mantuviera en secreto —Alice terminó la explicación, ganándose una palmada en el brazo.

Los labios de Tom dibujaron una “O” silenciosa, los movió para decir algo, pero al final, optó por quedarse callado.

Fue mi idea hacerlo sin sueldo, porque es un modelo experimental —agregó William, bajando un poco la mirada, sintiéndose extrañamente avergonzado—. No podría pedir una remuneración, porque el software podría fallar, ya que el sistema bibliotecario no es mi fuerte, pero…

Es su forma de decir que adora a tu hermana y a tu sobrinito y decidió ayudarlo desde aquel día en que fueron sus niñeros —explicó la mujer—. Ha estado leyendo todo tipo de literatura infantil, para organizar los libros de modo que los niños puedan entender y buscar lo que deseen.

Oh, Will, eso es increíble —respondió Tom, mostrando aquel brillo en los ojos que siempre tenía cuando las habilidades de Will salían a relucir—. Eres increíble.

Nada mejor que un niño, para entender a otros niños —agregó Alice, ganándose una mirada enojada del rubio, pero Tom no le dio importancia al comentario, seguía embobado mirando al rubio.

William se aclaró la garganta y dio una mirada al reloj de la pared—. Será mejor que te apresures si no quieres llegar tarde a tu taller de fotografía.

Tom también miró la hora, pero arrugó el ceño—. Todavía queda bastante tiempo —se quejó.

Deduzco, por el estado de tu ropa, que viniste a primera hora, sin siquiera traer tu mochila, por tanto debes regresar al departamento a buscar la cámara, porque el maestro se molestará si no llevas al taller de fotografía la condenada cámara de fotos —la boca de Tom se volvió a abrir—. Además, sería bueno que te dieras una ducha, te pusieras algún pantalón planchado y te afeitaras la barba.

Brillante —susurró el barbudo, sin parpadear.

Alice los volvió a ver con una sonrisa y dijo—. Tienes razón, hermanito, es adorable —se inclinó hacia el rubio y susurró—. ¿Puedo quedármelo?

Consigue el tuyo —respondió William, mirándola desafiante.

¡Hey! —se quejó Tom.

¿Y bien? —dijo el rubio—. ¿Ya te vas?

Tom carraspeó y se pasó la mano por la cara—. Debemos aclarar algo primero —dijo, poniéndose serio—. No necesitas ser mi mamá, Will, puedo encargarme de mi propia higiene personal.

A mi no me molestaría bañarte —intervino la mujer, ganándose una mirada reprobatoria de ambos.

Y que no me afeite la barba, no significa que me estás descuidado —agregó el barbudo.

No es eso, Tom —dijo Alice, mirando fijamente a su hermano menor—. A él le gusta tu barba.

Los ojos de Tom se fueron rápidamente al rubio, quien abrió y cerró la boca sin decir nada, mientras sus mejillas se teñían de un rojo brillante.

Es que él siempre ha tenido rasgos muy femeninos, piensa que la barba te da un aire muy varonil. Algo que le encanta y que envidia —terminó la mujer.

Sin saber cómo sentirse ante esa nueva información, Tom se aclaró la garganta y se movió, poniéndose de pie—. Será mejor que me vaya.

Sí, para evitar el tráfico —agregó el rubio, quien también se levantó y lo acompañó hasta la puerta de calle.

Cuando llegaron hasta el auto de Tom, William lo detuvo, poniendo una mano en su hombro—. ¿Te molesta que vaya a la escuela de Phillip?

No, claro que no. Aunque hubiese preferido que me lo contaras.

No podía hacerlo. No quería causar una pelea entre tu hermana y tú.

Tom sonrió y dio unas palmaditas en el hombro del rubio—. Eso no es suficiente para hacernos pelear, Will. Además, es una hermosa causa, nunca podría molestarme por algo así.

¿Te molestaría si lo vuelvo a hacer durante el siguiente mes?

¿Un mes? —preguntó Tom sorprendido, conociendo las habilidades de William, estaba seguro de que podría dejar funcionando el software en sólo un día—. ¿Por qué tanto?

Si esto resulta, quiero implantar el sistema en las primarias de la comunidad, pero cómo sólo tengo el día miércoles libre, me tomará más tiempo.

Los labios de Tom se curvaron en una sonrisa y asintió—. En serio, eres increíble, Will. No tienes idea de lo mucho que te admiro.

Trumper correspondió su sonrisa y le dio un leve empujón hacia el coche—. Vete ya.

Cuando Tom se instaló en su asiento, preguntó por la ventana—. ¿Estás seguro que estarás bien hoy? Habrá personas en la escuela, niños de verdad.

Trumper se alzó de hombros y dijo—. Por extraño que parezca los niños me entienden mejor que los adultos. Además, sólo estaré frente a un computador. No creo que interaccione mucho con gente.

¿Tienes mi número en caso de emergencia?

Lo tengo. Vete ya.

Agitando la mano, Will retrocedió hasta su casa y Tom encendió el auto, con una gran sonrisa y un cálido sentimiento en el pecho.

Le gusta mi barba.

& Continuará &

Jajajajaja, les dije que el drama no sería mucho, prefiero escribir cosas más tiernas. Muchas gracias por seguir apoyando la historia. Besos.

Escritora del fandom

6 Comments

  1. La barba ☺😘
    Will está enamoradose irremediablemente…
    Y Tom pronto tendrá que cuestionar su sexualidad
    Gracias!!!!

    • Yo creo que Tom ya se cuestiona su sexualidad, pero lo oculta tras esa «amistad» y «preocupación» que siente por Will. Jijijij Muchas gracias por el apoyo MUAK

  2. Por un momento si me preocupo que Bill no volviera al departamento, después de que le arreglo la cita a Tom con Heidi. La hermana de Bill me encanta le ha contado a Tom que Bill ama su barba jajaja, va instalar un software en la escuela del sobrino de Tom eso es un gesto muy lindo. Nos leemos en el siguiente saludos y bonito miércoles 😊

    • Muchas gracias por los lindos deseos y sí, la hermana de Will es adorable jijiji y ella shippea a Will con Tom, es una de nosotras, una sister también.
      Gracias por seguir apoyando la historia. MUAK

  3. Dios está hermosa tu historia…. Quiero más….. cuando la seguirás????

    • Tengo gran parte avanzada, pero necesito ponerla en el pc para publicarla. Pido paciencia porque estoy muy ocupada con la vida real u.u
      Pero muchas gracias por leer y mostrar que te gusta en este comentario. MUAK

Responder a MizukyChan Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *