Intelectual 6: Conmigo

Intelectual” Fic de MizukyChan

Capítulo 6: Conmigo

A penas regresaron a casa del supermercado, ese domingo, Trumper insistió en vestirse adecuadamente para el almuerzo en la empresa. Tom había pensado que era una comida familiar, pero la elegante corbata en el cuello de William le mostró lo contrario.

¿Por qué tengo que estar presente si es un almuerzo con los socios? —Preguntó, aceptando el saco que Trumper le ponía, emparejando los pliegues a su espalda. Sólo le faltaba hacer un puchero para verse como un niño con rabieta.

Uno de tus conocidos estará ahí, Georg Listing —respondió el rubio, repasando con sus manos el peinado engominado de su cabello.

Oh, Geo, qué bien —dijo con sarcasmo.

William lo miró por el espejo y preguntó—. ¿Pasa algo malo?

La última vez que nos vimos, pasé la noche con su novia —Trumper alzó una ceja, pidiéndole que elaborara—, y Geo se enteró.

Oh —el rubio arrugó el ceño—. ¿Y supongo que tu padre no sabe nada al respecto?

Claro que no.

Bien, que permanezca de ese modo —respondió, girando para ver a Tom de frente—. ¿Nos vamos? —Tom no pudo menos que asentir.

El almuerzo se desarrolló con más calma de lo que Tom esperaba, su padre no hizo ningún comentario molesto contra su persona, al contrario, elogio su rostro sin esa “condenada barba de vagabundo”, pero aparte de eso, todo fue igual de aburrido que siempre.

Aunque, Tom disfrutó los comentarios de William, desacreditando a Georg cuando intentó ridiculizar los estudio inacabados de Tom.

Sin embargo, había algo raro, Tom pudo sentir que, pese a la expresión impávida de Trumper, algo no estaba bien con él, cosa que fue más evidente cuando recibió un mensaje de texto, tras el cual se excusó, retirándose del salón de conferencias.

Tom dejó pasar unos minutos, pero al ver que no regresaba, la sensación en su pecho se intensificó y decidió salir y verificar que William estuviera bien. Caminó por el corredor, pero al no hallarlo, vio a la secretaria de Listing y le preguntó, la mujer cubrió sus piernas con un chal, pese al calor del día.

Creo que fue a los servicios —respondió la mujer, apartando la mirada.

¿Estás bien, Margarett? Te ves un poco pálida.

La mujer no respondió, sólo asintió y sus ojos se llenaron de lágrimas.

Algo no estaba bien. Nada bien. Caminó rápidamente hasta los servicios, pero no había nadie allí.

¡William! —llamó con fuerzas, pero era inútil, las oficinas estaban bien aisladas acústicamente, así que decidió ir por la que sabía tenía un ocupante ahora mismo. La oficina de los Listing.

No llamó a la puerta, simplemente giró el pomo y entró. Trumper estaba de pie contra una de las paredes, con el padre de Georg prácticamente respirándole encima. Dio dos grandes pasos y sujetó el brazo del hombre con furia, haciéndolo girar.

¡No lo toque! —gruñó, poniéndose entre el delgado cuerpo del rubio y el socio de negocios de su padre.

Tom, ¿qué haces aquí? —preguntó el hombre, fingiendo normalidad—. Ve a compartir el postre con Geo. Deja que los adultos hagan negocios.

¿Negocios? —preguntó con voz ronca, amenazante—. ¿Cree que mi padre hará negocios con alguien como usted? —alzó el índice y pinchó el pecho del mayor—. ¿Cree que los Kaulitz cerrarán un trato con alguien que atacó a una mujer de su propio staff? —apretó la mandíbula y dijo, lleno de veneno—. ¿Cree que yo le voy a permitir acosar al miembro más valioso de nuestro equipo?

¿De qué estás hablando? Nadie está acosando a nadie aquí, ¿no es así, Trumper? —Preguntó el hombre, seguro de la respuesta que daría el rubio.

No pretenda amedrentarlo, como hizo con su secretaria, Listing —Tom agregó lleno de desprecio—. Lo que le hizo a ella lo podría enviar a la cárcel —contestó Tom, dando un paso al frente, obligando al hombre a retroceder.

¿Por qué te metes en esto? Tú no eres parte de la empresa de tu padre, sólo eres un perdedor —dijo en tono ofensivo—. ¿Por qué te importa? Trumper es sólo un recién llegado.

Él está conmigo. Vivimos juntos —entrecerró los ojos—. No es alguien a quien le pones la mano encima y te sales con la tuya, ¿me oíste?

Listing lo miró con odio, pero no dijo nada.

Si vuelvo a verte acosando a Trumper, o si llego a escuchar que le has dejado siquiera un mensaje que no tenga relación con el trabajo… te hundiré.

Giró, sujetando la muñeca del rubio y salió de la oficina.

Nos vamos —afirmó, sin esperar respuesta.

William se mantuvo en silencio hasta que llegaron al coche, en el subterráneo. Sólo entonces, Tom giró en su asiento y lo miró con preocupación—. ¿Estás bien, Will? ¿Te hizo algo? ¿Necesitas que te lleve a emergencias? ¿Quieres presentar cargos contra él? Conozco al abogado de mi padre, JD te defenderá como un perro rabioso y hundiremos a Listing en la cárcel.

Bueno, hum…

¿Qué? Dime, Will, haré lo que necesites. Buscaré al mejor psiquiatra para que no caigas en depresión. Sólo dime lo que necesitas y moveré el cielo y la tierra para dártelo. O más bien, mi padre lo hará, pero yo se lo pediré a él.

Tom…

¿Qué?

Creo que has malinterpretado las cosas —dijo Trumper con voz suave.

¿Qué? No lo defiendas, Will, vi lo que pasó —Tom alzó un poco la voz.

¿Y qué pasó exactamente? —Preguntó Trumper, mirando a Tom a la cara.

Tom carraspeó y dijo—. Él te estaba acosando. Te tenía pegado a la pared, tenía malas intenciones contigo.

¿Y cómo sabes eso?

Le pregunté a su secretaria y vi como se cubría las piernas con un chal. Él tipo le hizo algo indecente, sus ojos se llenaron de lágrimas —Tom volvió a llenarse de ira y golpeó el volante con las manos—. Si no hubiese llegado a tiempo, tal vez…

¿Tal vez?

Te habría hecho lo mismo a ti —terminó en un susurro.

William suspiró y giró en el asiento—. Aprecio mucho el esfuerzo de creerte un caballero de brillante armadura, Tom, pero creo que has metido la pata.

¿Eh? —Tom lo miró, alzando una ceja.

Margarett no fue violada, ni nada parecido —explicó Trumper—. No hubo nada indecente, Listing sólo le gritó porque había llegado tarde, cosa que me molestó mucho, pues la mujer fue asaltada mientras venia en camino, por eso intentó cubrir la herida en su rodilla.

Pero tú… estabas raro.

Con sólo una mirada a la mujer, pude deducir lo que había ocurrido y, cuando ella confirmó mis sospechas, mediante un mensaje de texto, me dirigí a la oficina de Listing para exigirle una disculpa para Margarett y que la excusara del resto de las actividades de la tarde.

Oh… —dijo Tom, bajando la mirada—. Definitivamente la cagué.

No sólo caíste en la lista negra de Listing, sino que además saliste del closet —dijo, sin cambiar la expresión de su cara.

¿Qué? —preguntó Tom. Bill alzó las cejas y asintió—. ¡¿Qué?!

Él está conmigo. Vivimos juntos —repitió William, intentando usar el mismo tono molesto de Tom.

¿Así me vi? —Preguntó Tom, sonriendo.

No lo sé. No suelo mostrar muchas expresiones faciales. Pero tú… te veías aterrador.

Tom pasó una mano por su cara y exhaló ruidosamente—. Mi padre me matará cuando se entere.

No, si yo le explico lo ocurrido —ofreció el rubio.

¿Harías eso por mi? —Preguntó Tom, poniendo ojos de cachorrito.

William tomó una de sus manos y sonrió—. Viniste a rescatarme del gran lobo malo, Tom, claro que haré eso por ti.

Mi héroe —fingió voz de damisela en apuros y ambos se miraron, estallando en risotadas.

& Continuará &

jajajajaja, de verdad estoy disfrutando esto. Espero que ustedes también. Besos y gracias por venir. MUAK.

Escritora del fandom

4 Comments

  1. Tom actuo como todo un heroe, aunque tal vez se precipito en sus conclusiones con el padre de Georg. Pero fue tan lindo ver como defendio a Bill y lo profundamente preocupado que estaba por él.
    Nos leemos en el próximo, saludos y bonito finde

    • Es cierto, Mimis, como todo un heroe, salió Tom al rescate, aunque estaba equivocado jajajajajaja, lo bueno es que nos deja claro que Tom estará dispuesto a saltar en defensa de su intelectual favorito frente a cualquier persona, incluso si queda como gay ante el mundo 😀

  2. Ya me parecía raro que Bill permitiese que alguien le pusiera un dedo encima, mínimo le daba un golpe abajo… y lo noqueaba, pero fui muy lindo la actitud de Tom y su sentido de justicia 😘😅

    • Es cierto, Bill puede ser un intelectual, pero es adulto y capaz de defenderse. Pero como bien has dicho, lo destacable fue Tom y su sentido de justicia.
      Muchas gracias por el apoyo. MUAK

Responder a Mimis Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *