Polvo de Estrellas 17

Polvo de estrellas”

Drabble 17: Poder

Tras preparar una sencilla cena, Simone llamó a los chicos a la cocina para que comieran algo y tratar de hacer algunas preguntas que le dieran alguna clase de información sobre el verdadero origen de Bill.

Aún en brazos de Tom, el joven alien fue suavemente depositado en una de las sillas. La mujer miraba con asombro la increíble confianza que Bill mostraba ante su hijo y las sinceras sonrisas que ambos de daban.

¿Qué pasa con tus piernas, Bill? —preguntó lo más casual posible, tratando de no herir alguna susceptibilidad.

Mmm… yo… —titubeó, para él no era tan fácil decir mentiras, porque primero, no conocía a Simone y no sabía si podría engañarla, y segundo, porque en este nuevo lenguaje involucionado parecía muy común usarlas y eso lo desconcertaba.

Yo te conté que su familia era, un poco extraña, mamá —Intervino Tom, comprendiendo la incomodidad de su novio—. Lo golpearon y está un poco traumado por eso.

Pobrecito —agregó ella cubriéndose la boca, el maltrato le parecía horrible, pero tras dar una rápida mirada a las piernas del joven, notó que estaban completamente tersas y que no había ninguna señal de abuso en ellas. Frunció el ceño «¿Por qué me mientes hijo?» Se preguntó tristemente «¿Acaso no confías en mí?»

Bill se dio cuenta de cada uno de los gestos de la mujer y pudo leer cada una de las preguntas mentales que ella se hacía. Cerró los ojos un poco confundido.

¿Cómo podía hacer eso? ¿Por qué podía leer los pensamientos de Simone? ¿Podría hacerlo con todos los humanos?, pero con su adorado Tom no había ocurrido en ninguno de sus previos encuentros. Se siguió cuestionando y recordando alguna ocasión en que pudo ver la mente de su Tomi, pero ningún recuerdo apareció.

Espero que te guste la pasta Bill, es el especial de la familia Kaulitz —dijo la mujer con una gran sonrisa. Tom la imitó, pues se sentía sumamente complacido de que su madre aceptara tan bien a su novio, bueno aún no era novio legal, pero eso lo arreglaría pronto. Miró a su adorado alien y le guiñó un ojo, provocándole un intenso sonrojo.

Gracias señora —respondió tímidamente el chico, ganándose una carcajada.

Nada de “señora”, jovencito. Me dices Simone y listo —dijo ella, sirviendo los platos.

Se sentaron todos en la mesa y comieron en silencio. Bill miraba a Tom para saber qué hacer exactamente, le costó mucho tener el control del tenedor y más aun poder mantener los fideos en él. Tom le sonreía de manera tierna y le ayudaba lo más que podía. Simone miraba divertida toda la escena, sin embargo cada vez estaba más segura de que había algún grado de parentesco entre ambos chicos.

«Son tan parecidos» Pensaba, mientras repartía el postre. «Podrían pasar, hasta por gemelos» Pero aun así, las posibilidades de que ambos fueran realmente hermanos de padre, eran muy limitadas, pese al hecho de haber sido inseminada.

Bill leía la mente de la mujer y estaba completamente seguro de que tendrían que contarle la verdad a ella algún día. Aunque obviamente la verdad tampoco le aliviaría, porque no sería una confirmación de que no estaban emparentados, sino por el contrario, le aseguraría de que eran gemelos, familia, de que Tom era parte de Bill, de que ambos eran uno.

&

Después de la cena, Simone subió al cuarto de Tom para preparar una cama extra para su nuevo invitado, pero cedió cuando su hijo la miró con cara de “no te atrevas” y simplemente les dejó un bocadillo, por si querían comer más tarde. Sabía que seguramente se pondrían a conversar por horas.

Los chicos subieron al cuarto y nuevamente Tom dejó a su amado alien con sumo cuidado sobre la cama y le sonrió con dulzura.

Estoy tan feliz de que estés a mi lado Bill —dijo sentándose a su lado y acariciando su mejilla con el pulgar.

Y yo estoy feliz de amarte Tomi, pero creo que tu mamá sospecha de nosotros —comentó seriamente—, es que nos parecemos mucho, recuerda que somos gemelos —Tom carraspeó, el hecho de ser familia era perturbador en un sentido más bien “terrestre”, pero saber que eran familia “intergaláctica” lo animaba de cierto modo, era como su justificación para aceptar el amor de Bill sin ningún remordimiento.

Estás un poco pálido —Señaló el rastudo y comprobó que su gemelo estaba frío—. Te daré un pijama más cálido.

Buscó en su closet y sacó una prenda que no usaba porque era más pequeña y ayudó a Bill a ponérsela.

Ven, recuéstate —Le cubrió con las mantas y luego procedió a desvestirse. Bill le miró durante todo el proceso con las mejillas completamente teñidas de rojo y sintió que su cuerpo humano reaccionaba a este nuevo estímulo.

Ah —gimió bajito, pero su pareja lo escuchó y se metió a la cama junto a él, sólo usando sus bóxers y le abrazó, notando la razón de su gemido.

Quiero tocarte Bill.

Y yo quiero que me toques.

Continuará…

Oh wow, acaba de llegar a la tierra y las cosas se ponen intensas jejejeje ¿Los dejará Simone? O ¿Se pondrá a investigar para asegurarse de que no sean familia? Eso seguirá en los siguientes drabbles.

Gracias por seguir leyendo. Y no olviden comentar. Besotes.

Escritora del fandom

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.