Polvo de Estrellas 5

Polvo de estrellas”

Drabble 5: Respuestas

Tom no podía creer lo que sus ojos veían, este chico, Bill, era exactamente igual a él, con pequeñas diferencias, como que, en lugar de rastas, su cabello colgara como cascada sobre sus hombros.

Wow —dijo sin más.

¿Tienes miedo? —preguntó el chico, esta vez con una voz totalmente humana y atemorizada, no quería asustar a Tom, Su Tom.

No Bill, estoy… sorprendido, eso… sorprendido —El rastudo dio un paso atrás y observó al chico a su lado en todo su esplendor, tragó saliva al notar su total desnudez y sonrió bobamente, ni en sus más locos sueños, estaba con “su amigo” así… desnudo.

No te alejes… por favor —pidió Bill, estirando su mano para alcanzar al otro chico, no podía caminar, pues no estaba acostumbrado a este cuerpo y al tratar de estirarse, cayó de rodillas.

Bill… —Se asustó el rastudo y se acercó a “su amigo” para ayudarle a levantarse, pero éste simplemente no podía mantener su peso en pie.

No conozco este cuerpo —dijo con una sonrisa tímida, Tom sintió sus mejillas arder, al sentir la tersa piel en sus manos.

¿No puedes caminar?

No lo creo, nunca había usado este cuerpo.

&

Somos iguales —añadió Tom, acariciando suavemente la mejilla del otro chico—. ¿Por qué?

Esa es la verdad que debía contarte Tom, y a la que tanto temo —El alien en sus brazos, bajó la mirada un tanto avergonzado, causando que el rastudo sintiera unos enormes deseos de besar su labios, y sin poder reprimirse, se acercó lo suficiente y los rozó, suave y lentamente. Sintió el aliento de Bill en sus propios labios y luego le miró con una enorme sonrisa.

Deseaba tanto hacer eso —El otro ser, sólo pudo sonreír y sus ojitos brillaron de emoción—. No temas Bill, siempre estaré aquí para ti, no importa lo raro que sea “eso” que tienes que contarme, nadie podrá hacer que deje de sentir esto que siento —Volvió a sonreír, y esta vez fue Bill quien se acercó y juntó sus labios.

Gracias Tom.

Ahora déjame ponerte esto —Se movió un poco para quitarse una de sus dos playeras gigantescas y ponérsela a Bill, con mucho cuidado de no tocar más piel de la necesaria, para no tener un vergonzoso problema ocasionado por sus hormonas adolescentes.

Verás Tom, mi raza.

¿Los extraterrestres? –interrumpió el rastudo.

Exacto, mi raza, coloniza otros mundos.

¿Nos harán esclavos o algo así? —preguntó nuevamente el chico, ganándose una mirada de regaño de Bill—, lo siento, no más interrupciones.

Tom… –Suspiró—. No somos malos, o al menos eso creo, no esclavizamos, no los abducimos, ni les hacemos experimentos.

Oh…

Bien, el asunto de la colonización lleva millones de años. Ustedes los terrícolas son un planeta nuevo, llevan apenas miles de años viviendo, su evolución es mínima aún, pero llegarán a ser como nosotros —explicó y miró a Tom directamente a los ojos en busca de alguna señal de alerta, pero no la encontró, el chico sólo analizaba sus palabras en silencio.

¿Por qué seremos como ustedes?

Porque ustedes no han evolucionado de alguna clase de animal Tom, ustedes son células nuestras, es como una inseminación artificial, ustedes son nuestros hijos, ustedes son “nosotros” —Esta vez sí se detuvo a ver la cara de Tom.

Yo soy tú y tú eres yo –recitó el rastudo mirando a la nada—, eso me dijiste hace muchos años.

Esa es la verdad Tom, hace muchos miles de años, parte de mi ser fue entregado para un experimento de colonización —Suspiró—. Sin embargo Tom, nunca fue importante para mí… hasta que… —Le miró a los ojos—. Hasta que naciste.

¿Qué?

De alguna manera que aún desconozco, supe el momento exacto en que naciste y desde ese día, mi corazón sufrió —Bill buscó la mano del rastudo y movió su pulgar para acariciarle, sacándole una sonrisa al otro chico—. Por primera vez en mi vida Tom, sentí que estaba solo —El rastudo sabía exactamente a qué se refería Bill, pues él se sentía igual, desde que conoció a Bill en el bosque, se sentía solo, como si parte de él estuviera en otra parte y así era.

Comprendo Bill, yo me siento igual, estoy solo sin ti —Se acercó y le dio un pequeño beso en la mejilla, provocándoles un ligero sonrojo.

Continuará…

Wow, Tom no tiene miedo, pero ¿qué harán ahora? ¿Bill debe regresar a su planeta? O ¿Se quedará en la tierra? Creo que las cosas no serán tan simples, ¿no creen?

Y así avanzamos de a poco, y aunque los “drabbles”, se ha entregado bastante información ¿no creen? Sigan leyendo y no olviden “comentar”. Besos.

Escritora del fandom

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.