La Bruja

Fic escrito por MizukyChan

La bruja”

No le gustaba, al pelinegro simplemente no le gustaba el atuendo que estaba vistiendo. ¿Por qué tenían que representarlo como mujer?

¿Por qué mujeres? Se preguntó, tirando la manga de su mano derecha.

Las brujas de Salem, dah. Respondió en su cabeza.

Bill miró a las dos mujeres junto a él, sin reconocer a ninguna. Apretó el ceño y se dispuso a seguir su camino.

Una vez en el escenario, algo no le pareció bien. El lugar estaba totalmente oscuro y no sólo eso, estaba en ruinas. Miró hacia las gradas y, pese a las penumbras, no vio ni un alma.

Una voz comenzó a recitar unas frases ininteligibles frente a él. ¿Latín? No estaba seguro. Achinó los ojos para ver mejor a la persona de quien provenía la voz y se espantó. Era una anciana.

Disculpe —llamó, pero la mujer lo ignoró. Bill caminó unos pasos más y se detuvo de golpe cuando la mujer abrió los ojos, mostrando la más negra oscuridad que Bill hubiera visto nunca en los ojos de alguien. No era sólo la pupila, todo el ojo estaba teñido de negro—. No puede ser.

El pelinegro retrocedió un paso y de pronto sus brazos fueron apresados. Miró a los costados, notando a las dos mujeres que lo acompañaban en los vestidores. Forcejeó con ellas, intentando liberarse, pero pese a su apariencia débil, las mujeres no lo soltaron.

La mujer vieja, que continuaba recitando palabras en un idioma extraño, hizo un gesto para que sus colaboradoras acercaran al pelinegro hacia ella.

¡No puedes tocarme! —Gritó Bill, furioso por la acción—. ¡No puedes hacer nada contra mi voluntad!

La anciana estaba de costado, jamás miró de frente al pelinegro, pero continuaba con su hechizo.

¡Eres una bruja! —Cuando Bill comprendió la realidad de aquello, forcejeó con más fuerzas contra aquellas sirvientas del mal—. No te permito usar mi cuerpo, ni mis poderes, ni mi energía. ¡No puedes hacer nada contra mi voluntad! —Volvió a gritar, completamente furioso con aquellos seres que estaban rompiendo todos los acuerdos mágicos del mundo.

Cuando la mujer vieja terminó su encantamiento, hizo un gesto con la cabeza y las más jóvenes acercaron a Bill. El chico se removía, agitado, furioso y asustado. La mujer de la derecha movió la mano empuñada de Bill hasta dejarla justo frente a la bruja, quien también empuñó su mano y la acercó hasta dejarla completamente unida con la del chico. Cuando sus puños se tocaron, una luz violeta oscuro brilló envolviendo ambos puños y luego desapareció.

Bill despertó de golpe, con el violento movimiento de sus brazos al ser liberados por aquellas dos mujeres. Tenía la respiración agitada y la ira lo consumía por dentro.

¡¿Cómo se atreven?! —Gruñó y se levantó de la cama, pero al hacerlo notó algo peculiar. Su mano punzaba—. ¡Malditas! —Gritó.

En cosa de segundos, la puerta de su habitación se abrió y Tom, con un bate de baseball, apareció allí—. ¡Déjenlo! —Gritó el gemelo mayor.

Bill se sorprendió de verlo, pero cuando la luz se encendió y se vio solo en el cuarto, le entraron ganas de reír.

Fue un sueño. Un maldito y jodido sueño.

Una pesadilla, al parecer —agregó Tom, bajando el bate.

Auch —se quejó el pelinegro—. Sueño o no, duele como el demonio.

¿Qué sucedió? —Preguntó Tom preocupado.

Bill relató el extraño sueño, con pelos y señales, lo recordaba muy vívidamente. Luego levantó la mano y se la mostró a su hermano—. Y siento que mi mano punza, no ha dejado de hacerlo desde que desperté.

Tom lo examinó, sin ver nada extraño, hasta llegar a una pequeña marca roja, justo en el dedo anular del pelinegro—. Mira esto.

Es muy pequeña —dijo Bill al reconocer la pequeña marca, era tan mínima que parecía el pinchazo de una aguja—. ¿Qué crees que sea esto?

No lo sé —respondió Tom—. ¿Te golpeaste con algo? ¿Te picaste al hacerte las uñas? —Dijo un poco burlón.

Bill le dio un leve golpe en el hombro y negó con la cabeza—. No que yo recuerde. Además, me duele toda la mano, no sólo ese dedo.

Cálmate, ¿okey? Estás sudando mucho.

Lo siento, es que ese sueño fue muy real y desagradable.

Ven aquí. —Tom le dio un abrazo a su hermano y sonrió—. ¿Quieres tomar un té, antes de volver a dormir?

Sí, es una buena idea.

Pero antes de levantarse, Tom achinó los ojos y de un tirón, arrojó a Bill al suelo.

¡¿Qué rayos?! —Gruñó el pelinegro, viendo impactado como su hermano tomaba nuevamente el bate y golpeaba algo en su cama.

¡Cuidado! —Gritó.

Bill se levantó del suelo y vio una horrible araña en su cama, aplastada gracias a la rápida intervención de Tom.

¿Qué es eso?

Esa es tu bruja, Bill. Seguramente esa araña te picó mientras dormías. Vamos, te llevaré al hospital.

&

Horas después, Bill agradecía la atención recibida y escuchaba atentamente las palabras del médico—. Fue afortunado de descubrir a la Viuda Negra antes que se presentaran los síntomas.

Tom fue quien la descubrió.

Sin saber qué arácnido lo picó, no habríamos podido realizar una buena contingencia contra el veneno —agregó el médico mirando a Tom.

¿Pero estará bien, doctor? —Preguntó Tom con el ceño apretado. Todavía nervioso de saber que algo grave le pudo pasar a su hermano por causa de ese bicho tan pequeño.

Se quedará aquí hasta la mañana, pero ya todo está controlado —respondió el médico.

Gracias, doctor —dijo Bill desde la camilla.

Cuando el hombre de bata blanca se retiró, Tom sujetó la mano sana de su gemelo y le dio un leve apretón, mostrándole con ese simple gesto, que estaba ahí para protegerlo.

Uno nunca sabe qué terror nocturno puede estar al acecho en la oscuridad de la noche, por eso, antes de meterte a la cama, revisa que no tengas invitados dispuestos a darse un festín a costa tuya.

& FIN &

¿Qué les pareció? Han pasado muchas cosas raras y malas este último mes de mi vida. Supongo que a todos les pasa alguna vez, pero en lugar de echarme a morir, he decidido sacarle provecho a eso. Voy a crear una serie de “Terrores nocturnos” que no siempre tendrán relación con monstruos o demonios, como en este caso, en que la bruja era una condenada Viuda Negra. ¿Qué les parece? ¿Han tenido algún terror nocturno que les gustaría ver relatado al estilo Tokio Hotel? No duden en dejarlo en los comentarios. Gracias por la visita.

Escritora del fandom

1 Comment

  1. Excelente ! me encantó . Que sueño horrible y terrorifico. Por suerte Tom siempre está para proteger a su amado Bill. Gracias Mizu por este hermoso one-shot. Si de terrores nocturnos hablamos te diré que lo peor que he padecido es la parálisis del sueño. Ya lo habíamos hablado una vez. Incluso has escrito un one shot por sugerencia mia. Un beso grande. Si quieres y me necesitas, aqui estoy. Sabes que puedes contar conmigo. Te quiero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *