10: Aparición maldita

Maldición” Fic Twc / Toll escrito por MizukyChan

Capítulo 10: Aparición maldita

El ambiente en el hospital era completamente sombrío. Pese a que los Sacerdotes habían inventado una excusa para la muerte del Padre Pompozzi, los médicos insistieron en que los decesos  habían sido muy extraños y tanto Tom como el Padre Jost, tuvieron que firmar una orden que autorizaba la realización de una autopsia. Como esto llevaría algo de tiempo, los Sacerdotes aconsejaron a Tom que fuera a su casa a cambiarse y prepararse para el funeral.

El joven de trenzas se encontraba preocupado, El Padre Biagioni le explicó con detalles lo que sucedió momentos atrás. De cómo una sombra se proyectó en el espejo, señalándose como el Gemelo Maldito y mató a Simone y al intentar destrozar el espejo, el Padre Pompozzi fue asesinado. Tom recordó las palabras de Bill acerca de “una sombra maligna” y no podía evitar sentir una profunda preocupación por su adorado pelinegro. Así que cuando David le sugirió que volviera a casa, no se negó.

Al llegar llamó a Gustav por celular, ya que durante la noche había dormido en el departamento, para tratar de ordenar el desastre que había dejado el ataque de “Lamia”.

¿Hola? Amigo    —saludó con un tono cansado.

Hey Tom, ¿estás bien?, suenas desastroso   —dijo preocupado el rubio.

Es mi madre.

¿Qué le pasó a Simone?    —preguntó alterando su tono de voz, presintiendo lo peor.

Ha muerto   —confirmó con voz sepulcral.

Oh Dios mío, voy en seguida, ¿estás en el hospital?

No, vine a  casa a arreglarme, en estos momentos le están practicando una autopsia.

Autopsia, ¿por qué? ¿Acaso no murió por el cáncer?

Según los Sacerdotes, el gemelo se la llevó.

Santa madre de Dios.

¿Está Geo contigo?

No, se quedó con Fany, pero voy por él y nos reunimos contigo en el hospital, ¿ok?

Gracias Gustav    —colgó y dio un gran suspiro.

 

El moreno se dirigió a su habitación con intensión de contactar con Bill. Pero no hizo más que abrir la puerta y vio un cuerpo inerte al lado de su cama. Al ver el cabello oscuro comprendió inmediatamente que se trata de su amado. Se acercó con rapidez y lo acomodó en sus brazos. El joven tenía una ligera capa de sudor en su frente y los movimientos de sus párpados le indicaban que tenía una pesadilla.

¿Bill?  —le llamó con suavidad—.  ¿Bill, cielo…?  —el aludido pareció reconocer la voz y entreabrió los ojos achocolatados.

¿Tomi?   —dijo casi en un susurro—.  ¿Ya es de noche?

No amor, es pleno día, haz salido del espejo  —el moreno abrió los ojos de golpe.

¿Estoy fuera?  —volvió a preguntar, debía asegurarse—, entonces… entonces él también ha salido. Tomi estás en peligro   —su rostro se mostró aterrado.

Lo sé amor. Ha matado a mi madre.

Oh lo siento mucho Tomi    —trató de ponerse de pie y se tambaleó cayendo nuevamente en los brazos del trenzado.

Tranquilo. ¿Tuviste que luchar para llegar aquí?

La verdad, no lo sé. Estoy tratando de recordar y sólo sombras rondan mi mente y me provocan un molesto dolor de cabeza.

Ven, te daré una aspirina.

Gracias   —dijo tímido—. Así que esta es tú casa —dijo paseándose por el lugar— Sólo conocía tu pieza Tomi.

¿Te gusta?   —preguntó, pasándole un vaso de agua junto con el medicamento.

Es muy linda.

Pues desde hoy vivirás conmigo  —ambos se sonrojaron. El más pequeño se tomó toda el agua y abrazó al de trenzas.

Estoy feliz de estar a tu lado. Aunque tengo mucho miedo de lo que vaya a suceder ahora.

No te preocupes, ya he decidido que pediré la ayuda del Padre Jost, tengo que hacer todo lo que esté en mis manos para frenar al gemelo maldito y así protegerte Bill, desde hoy y bueno siempre, has sido mi tesoro —lo abrazó con fuerzas—, estoy tan feliz de que estés aquí. Es verdad que perdí a mamá, pero has llegado tú, y eso me pone muy feliz.

&   Gustav’s POV   &

Conduje de nuevo a la casa de Fany, estacioné mi auto junto al de Georg y bajé. Entré por la reja y me sorprendí de que la puerta principal estuviera junta. Me asomé con un poco de vergüenza, no quería descubrir a mi amigo en alguna situación incómoda. Pero no me esperaba encontrarlo sentado en el piso con los ojos abiertos y marcas de lágrimas en su rostro. No me sintió entrar, miraba fijamente el espejo.

¿Georg?   —lo llamé, él me ignoró, así que me acerqué más y al ver que no me prestaba atención, lo sacudí—.  Geo, ¿qué te pasa?  —me miró y lentamente levantó su mano y señaló el espejo—.   ¿Qué pasa con el espejo?

Viene por mí.

Nadie viene por ti. Dime…  ¿dónde está Fany?

Se la llevó, anoche, delante de mis ojos, la vi caer en el infierno y ahora viene por mí     —susurró y sus ojos se anegaron otra vez comenzando a llorar.

Ven, Geo, te llevaré a casa   —lo levanté y sólo entonces vi por el rabillo del ojo, que había una sombra en el espejo. Me volteé, pero ya no estaba. Me estoy volviendo paranoico, como Geo.

No importa a donde vaya, me alcanzará como a Fany  —me alteré de ver a mi amigo, el más jovial de todos, convertido en un alma en pena.

Necesitas un buen baño y volverás a ser el de siempre.

Ya viene, y también vendrá por ti. Todos estamos malditos.

&   Tom’s POV   &

Me sorprendí con la llamada telefónica de Gustav, como que “Lamia” se había llevado a Fany, esto parecía película de terror, en tan sólo unos días mucha gente cercana a mí había muerto. Me sentía completamente vulnerable, quería ser fuerte, sobre todo por Bill, quería o más bien “debía” protegerlo, él no conoce este mundo y para colmo aparece y queda maldito gracias a mí, una maldición no es un buen regalo para nadie. Llegamos de vuelta al hospital y presenté a mi amado.

Padre Jost, Padre Biagioni, él es Bill, mi novio  —los hombres se sorprendieron.

Mucho gusto    —saludó mi pequeño apretando la mano de los Sacerdotes.

¿No era Sofía tu novia?     —preguntó Jost un poco inquisitivo.

Lo fue. Bill y yo tenemos una relación hace años, pero a la distancia. Ahora que ha venido la hemos formalizado.

Ya veo. ¿Y de dónde vienes?     —los dos dudamos y nos miramos en forma cómplice.

Viene de Liepzing     —respondí rápidamente por él.

Siento mucho no ser muy claro. Al llegar me asaltaron y me golpearon muy fuerte en la cabeza y mis recuerdos están un poco confusos —dijo inventando una mejor excusa.

Pero…  ¿estás bien?    —fue el turno de Biagioni para preguntar.

Sí, aunque me da mucha tristeza llegar en semejante momento.

Pero así podrás acompañar a Tom en su dolor    —agregó David.

 

Esperamos los servicios fúnebres y nos dirigimos a la Iglesia del Padre Jost, allí velaríamos a nuestros seres queridos, después de todo, el Padre Pompozzi murió por tratar de proteger a mi madre.

Estuvimos un par de horas y empezó a llegar gente al velatorio. Seguramente Gustav comunicó a la Universidad porque llegó una delegación de compañeros. Todos traían flores y nos dieron palabras de aliento. Presenté a Bill como mi novio y muchas de las chicas hicieron comentarios que no alcancé a oír, pero Bill sí y se puso muy serio, me sentí mal, a pesar de quererlo de toda la vida, tenía una mala reputación en la U, en especial con las chicas y seguramente le dijeron alguna pesadez.

&   Normal POV   &

Tras excusarse con Tom, el joven pelinegro fue hasta el baño de la Iglesia que quedaba en el atrio de ésta. Se lavó las manos y tras pensar amargamente en los comentarios mal-intencionados de las compañeras de Universidad de su amado Tom, se miró al espejo con el ceño fruncido. Ahí frente a sus ojos su reflejo se mostraba maquillado y con el cabello levantado.

¿Tú?     —le dijo sorprendido.

¿Y a quién esperabas, a la gran MizukyChan?    —Dijo irónicamente—. Ya, cambia la cara que ahora yo me hago cargo.

&

En otra parte. En un vehículo que avanzaba por una carretera de alta velocidad, las tres chicas coquetas compañeras de Tom, conversaban inquietas de cómo el guapísimo Tom Kaulitz se había “cambiado de equipo” y ahora estuviera con ese chiquillo con cara de niña.

Hola niñas tontas —dijo una voz. Las mujeres miraron en todas direcciones buscando la procedencia del sonido—. En el espejo zorras tontas —las chicas ahogaron unos gritos de sorpresa al ver la imagen del mismo chico al que habían visto en la Iglesia.

¿Quién eres tú?     —preguntó la más osada.

Soy su peor pesadilla.

¿Por qué lo dices?

Porque se metieron con el hombre más intocable de la tierra y ahora van a pagar   —hizo un movimiento con su dedo índice y las tres chicas recibieron cortes en sus brazos.

¡AAAHHH!    —gritaron adoloridas y asustadas.

¿Por qué nos haces esto? —preguntó la que conducía, como iban en la autopista no podía detener el vehículo, es decir, estaban atrapadas.

¿Hacer qué? ¿Esto?  —volvió a cortarlas, esta vez con profundidad, haciéndolas sangrar—. Me gusta el rojo de la sangre, además nadie notará sus cortes después del accidente    —las chicas abrieron los ojos como plato.

¿Qué… qué accidente?

El que sufrirán por exceso de velocidad —nuevamente con un leve movimiento, el pedal del acelerador se metió a fondo. La chica trataba de mantener el control, hasta que la imagen del reflejo giró el volante llevando al vehículo deportivo de frente contra un camión que venía en sentido contrario.

&

En la iglesia, el joven de trenzas se percató de que su amado estaba tardando demasiado  y fue tras de él, encontrándolo frente al espejo, como en trance.

¿Estás bien, Bill?    —el joven pareció darse cuenta de que le hablaban.

¿Tomi? Yo… lo siento, me quedé perdido en el reflejo.

Ten cuidado con los espejos, son portales y a veces nada bueno sale de ahí.

Pero yo salí de ahí    —dijo bajando la mirada, él no quería ser una carga para su Tomi, ni mucho menos causarle algún daño.

Pero tú eres la excepción a la regla  —dijo levantándole la barbilla y besando sus labios—. El Padre Biagioni dice que ya van a cerrar la Iglesia, vamos a casa, mañana será el funeral.

Vamos, quiero descansar  —tomados de la mano se despidieron de todos y regresaron a casa.

Tras llegar a su casa y tomar un café, la joven pareja se dirigió a la habitación. Ambos sabían que sería su primera noche juntos, en la vida real. El nerviosismo estaba presente, pero también la añoranza y los recuerdos del pasado, de cuando se encontraban sólo en el reflejo de un espejo y ahora el deseo que hacerse uno los envolvía. 

Bill, ¿quieres dormir a mi lado?    —preguntó casi en un susurro y con timidez el de trenzas.

Mi cielo toda la vida he esperado por este momento —dijo llevando su mano a la mejilla del otro y acariciándola con suavidad.

Pero no quiero que te sientas obligado a nada.

No lo estoy, te amo y quiero estar contigo.

Bien   —ambos se quitaron la ropa, quedando sólo en bóxer y se metieron a la cama. Bill se acurrucó en el pecho de Tom y éste aspiró su aroma—. Te amo mi vida.

Y yo a ti  —estuvieron así por un rato, sólo gozando de la compañía del otro—. ¿Tomi?

¿mmmm?

Sé que no es el momento, que estás triste por tu madre, pero…

Dime    —le pidió el joven provocando un contacto visual.

Quiero hacer el amor contigo.

¿Estás seguro?

Más que la vida misma. Bésame, por favor

El joven de trenzas se alzó un poco para quedar sobre el pelinegro y lo besó, primero dulcemente y luego aumentando la intensidad. El moreno bajo él gemía de placer, lo cual motivó al de trenzas a seguir adelante. Hicieron el amor, lentamente, disfrutándose el uno al otro, entregándose como si no hubiera mañana, reuniendo todo el amor y deseo que guardaron por 20 años, ahora que se tenían de frente no se refrenarían, deberían darlo todo y eso fue exactamente lo que hicieron.

Luego de haber hallado consuelo en los brazos del otro y agotados por el esfuerzo de todo el ajetreo del día, se durmieron.

&

En el departamento, Gustav prendió la televisión para ver un poco el noticiero, su día con Georg había sido largo, desgastante, y muy frustrante. La primera noticia de la noche era de un accidente en el que fallecieron tres jóvenes estudiantes de su Universidad, las cuales regresaban de haber ido a dar el pésame a su compañero Tom. El rubio asoció inmediatamente esta muerte a la maldición. Marcó el número de su amigo de trenzas, pero no contestó su llamada.

&   Continuará   &

¿Quieren seguir leyendo? ¿O quieres dejarlo hasta ahí, para evitar tener pesadillas? Jejeje. Gracias por el apoyo.

Escritora del fandom

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *