13: Jorg

Lazo de Sangre” Fic Twc de MizukyChan

Capítulo 13: Jorg

Los gemelos salieron de la oficina de su Eminencia con el ceño fruncido y las manos firmemente agarradas, tras ellos, los G’s mostraban la misma expresión de incertidumbre y molestia en sus rostros. Con un movimiento de cabeza, el castaño indicó a los hermanos que le siguieran en silencio.

Caminaron hacia lo profundo de la montaña, Tom supo de inmediato que se dirigían al lugar donde habían realizado su primer entrenamiento. Acarició la mano de Bill con su pulgar y le ofreció una cálida sonrisa, que fue correspondida con un ligero sonrojo, él jamás se cansaría de que su adorado hermano se mostrara tímido.

—Chicos tenemos que hablar —dijo el rubio apenas llegaron al lugar, que nuevamente se hallaba repleto de  estalactitas y estalagmitas.

—Lo sabemos —respondió el pelinegro, sentándose en el suelo junto al rastudo.

—Su Eminencia miente —dijo Tom directamente—, sobre los verdaderos “vampires” y sobre la cantidad de vampiros aquí en el monasterio.

—¿Pudieron notarlo? —preguntó extrañado el castaño.

—Cualquiera habría podido Geo, lo que pasa es que tú estabas demasiado ocupado tratando de sacarle los ojos a Jorg con la mirada —Le regañó su lazo.

—Ese maldito… —Se quejó el castaño, amarrando su cabello en una coleta.

—Lo sé, lo sé —Gus le apretó el hombro para calmarlo.

—¿Qué haremos? —preguntó el pelinegro—. Dentro de un rato estaremos a merced de Jorg y entonces…

—No dejaré que te pase nada malo Bill —Le aseguró su gemelo.

—¿Y qué harás para evitarlo? —preguntó el menor con ironía en su voz—. Él es más viejo que los G’s, podría hacernos mierda en un abrir y cerrar de ojos.

—De alguna manera evitaré eso, te lo aseguro —La voz del mayor se notaba serena, como si tuviera una especie de plan secreto, Bill trató de indagar, pero repentinamente su hermano le negó la entrada a su mente y para evitar que se enfureciera le dio un lametón en la mejilla.

—Eeww, no hagas eso  —Se quejó, pero no estaba en realidad molesto.

—¿Por qué no? Sé que te excita jajaja —Los cuatro rieron, para variar y relajar el ambiente.

—Ya chicos, pongámonos serios —sugirió Gus ajustándose las gafas, ganándose una mirada lujuriosa de Geo.

—Nosotros iremos con ustedes —aclaró el castaño—, no dejaremos que estén en ningún entrenamiento solos, los custodiaremos.

—Excelente —agregó el de rastas, para él Geo era como un hermano mayor a quien admirar, le agradaba.

—Si hay cualquier acción hostil en el plano psicológico, podremos intervenir si estamos cerca —declaró el rubio—, no les dejaremos corromperlos.

—Gracias chicos. Pero, ¿qué pasaría si Jorg o los otros intentan algo? —preguntó Bill un poco temeroso.

—Peleamos —dijo de pronto el castaño—. Nos costó demasiado encontrarlos como para perderlos aquí, con quienes pensábamos eran “los buenos” —Hizo comillas con los dedos y puso cara de asco—. Malditos curas. ¡¿Cómo pudieron manipularnos así?!

—Georg tiene razón, simplemente nos dijeron las cosas lindas de la misión, nunca supimos sobre la existencia de otros seres del submundo —aclaró Gustav.

—¿Conocían el monasterio? —preguntó el pelinegro.

—Claro que sí, vinimos en varias ocasiones a recibir órdenes y a dar informes —Siguió comentando el rubio.

—¿Y nunca sospecharon nada? —Insistió Bill.

—Nunca. Sabíamos que estaba bajo tierra por la falla geomagnética, nunca pensamos en otros vampiros   —Se defendió Gus.

—Esto es una mierda —dijo el de rastas apretando los puños—, son curas, no se supone que ellos no mienten.

—La iglesia siempre ha estado rodeada de mierda Tomi —dijo su hermano sujetando su mano, deshaciendo el puño y entrelazando sus dedos—, lo hemos estudiado en la escuela.

—Pero aun así…

—Lo sé Tomi, no te enojes —Le pidió el menor.

—Bill tiene razón, no sacamos nada con enfurecernos, debemos pensar en un plan, sacar información y largarnos de aquí lo antes posible   —Terminó el rubio.

—¿Qué pasará con mamá? —preguntó de pronto el pelinegro, casi apretando los dientes.

—No te preocupes, ella está a salvo de todos, tanto de Lilith como de su Eminencia —dijo con seguridad el castaño.

—¿Cómo lo sabes?  —preguntó el de rastas.

—Gordon la vigila, él es un amigo nuestro —dijo Geo—, es humano —aclaró al ver los ojos brillantes de los gemelos—. Es un buen amigo que hicimos hace un tiempo, él sabe de nosotros y nuestra verdad, sabe lo importante que es mantener a Simone a salvo y también le pagamos para hacer de guardaespaldas —dijo él sonriendo.

—Ella no tiene idea de nada —Les aseguró el rubio—. Gordon sabe cómo avisarnos en caso de peligro.

—Además —intervino el rubio—, ustedes podrían establecer una conexión telepática con ella.

—Creo que ya lo hice —dijo tímidamente el pelinegro—. La primera noche que llegamos aquí —Todos lo miraban, alentándolo a seguir—. Hablé con ella y le expliqué estábamos bien, que Tomi y yo ya no estábamos peleados y que nos estábamos cuidado el uno al otro —El mayor apretó su mano al ver que sus ojos se cristalizaban—.  Ella estaba feliz por nuestra reconciliación   —Sonrió a su hermano.

—Bien, entonces desde ahora sabrás si ella te necesita sólo por sentirse triste o si en verdad está en peligro  —explicó el rubio.

—Ustedes son realmente los elegidos —dijo el castaño lleno de orgullo—, me alegra que sean jóvenes sanos.

—Si crees que el incesto es sano… —dijo Tom riendo.

—Es amor tonto, el amor en cualquiera de sus formas es perdonado —Terminó el castaño, golpeando el hombro del rastudo.

—Será mejor que nos vamos ya, Jorg los espera —dijo el rubio poniéndose de pie.

Al llegar nuevamente a la oficina de su Eminencia, encontraron a Jorg esperando por ellos, con la típica sonrisa burlona adornando su rostro.

—Veo que llegan a tiempo  —comentó él, mirando a los gemelos.

—Iremos con los Kaulitz —dijo Geo antes de verse interrumpido por la horrorosa voz del sacerdote.

—Como quieran —respondió y dándoles la espalda, emprendió el camino para que el resto le siguiera.

Fueron en dirección opuesta a la falla geomagnética, directamente hacia la entrada del monasterio, el lugar más frío de toda aquella estructura.

—Hemos llegado —anunció el “vampire”.

—¿Qué clase de entrenamiento tendremos? —preguntó el rastudo de inmediato.

—Psicológico, pensé que eso ya había quedado claro —contestó Jorg, restándole importancia—. Tomen asiento

Los chicos miraron alrededor con sus ojos felinos, descubriendo por primera vez que había unas rocas pulidas, dispuestas para poder sentarse. Tanto los hermanos como los G’s se ubicaron en ellas.

—Me refiero a… ¿qué haremos?  —Insistió el mayor de los Kaulitz.

—Primero ustedes deben aprender a bloquear sus mentes, a impedir que alguien externo pueda entrar en ellas y descubrir sus secretos —habló el hombre en forma profesional.

—¿Cómo? —preguntó Bill.

—Yo trataré de entrar en sus pensamientos, fingiendo que mis ideas son suyas para tratar de manipularlos —explicó él, moviendo las manos, los G’s arrugaron el ceño, si Jorg descubría lo que ellos ya sabían, de seguro le diría a su Eminencia y estarían en problemas.

—¿Qué pasa si no me doy cuenta que eres tú? —Volvió a preguntar el pelinegro.

—Fácil, descubriré tus pensamientos más secretos —Los gemelos apretaron los dientes, obviamente tensos por la situación, esto los pondría al descubierto de inmediato—. También hay otras ventajas como debilitar físicamente al enemigo hasta el punto de atacarlo, sin que éste se defienda.

—Daremos pelea —dijo Bill seguro de sí mismo, ya había intentado atacar a su Eminencia dos veces sin ser descubierto, tal vez sí era posible defenderse de Jorg.

—Ese es el espíritu de los elegidos —expresó el hombre, mirándolos fijamente, pensando a quien atacar primero.

Se decidió por el que parecía más nervioso, Tom. Enfocó su mente en el de rastas y comenzó.

—“Concéntrate en mí” —pidió mentalmente el pelinegro a su hermano—. “No pienses en nada malo, sólo en mí y en lo feliz que seremos cuando todo esto se acabe” —continuó el menor dando cálidas palabras de aliento a su gemelo.

—“¿Y si Lilith termina por matar a Bill?” —Fue la primera frase extraña que entró a la mente de Tom.

—“No lo hará” —Se dijo mentalmente a sí mismo para darse ánimo.

—“¿Y si te usa a ti para matarlo y ves su sangre escurrir por tus propios dedos?” —Siguió la voz en su cabeza.

—“¿Y si soy más fuerte de lo que crees?” —respondió mirando felinamente al sacerdote y entrando completamente en su mente.

Los ojos de Jorg se volvieron blancos en pura inconsciencia, mientras los de Tom estaban completamente negros, mostrando pleno vigor y fuerza.

Tom vio como una película, por escenas. Primero vio a Jorg siendo humano, afeitándose con una antigua navaja, sentado a la orilla del río

—Jorg, date prisa cariño, quiero ir al mercado temprano —Se oyó la voz de una hermosa mujer rubia a su espalda.

—Sí Anny, ya casi estoy listo —respondió, girando su rostro sólo para ofrecerle una sonrisa. Tom pudo ver que en sus manos había alianzas de boda.

.

La siguiente escena mostró a la pareja saliendo de una casa y caminando abrazados de regreso a su propio hogar, cuando dos hombres ocultos en las sombras aparecieron golpeando a Jorg, dejándolo tirado en el suelo, mientras violaban a la mujer enfrente de sus ojos, sin que él pudiera hacer nada.

La mujer quedó gravemente lastimada y él como pudo la llevó de regreso a su hogar, cuidándola con cariño, pero ella no quería vivir así, con la deshonra sobre su cabeza, provocando tal ira en Jorg, que lo obligó a tomar venganza, matando a aquellos hombres, o al menos a los que él pensó, eran los culpables.

Después de una semana de vivir con la angustia de perder a su esposa o de verse colgado por la muerte de esos bastardos, Jorg ya no pudo más y salió con una botella de whiskey al río.

Bebió hasta que él creyó que la inconsciencia se lo llevaría, pero justo cuando eso ocurría, un hombre viejo se acercó a él y mordió su garganta hasta dejarlo medio muerto, el resto eran sólo imágenes borrosas en la mente de Jorg.

—Te he dado un don —le dijo el hombre—, haz lo que quieras con él —y desapareció entre las sombras.

La siguiente escena llevó a Tom a presenciar la transformación de Ann en el lazo de Jorg y sin poder evitarlo se sonrojó.

Luego vio en forma borrosa escenas de Jorg y Ann matando gente, sin comprender realmente qué ocurría con ellos, tratando de aprender el significado de esa nueva vida en las tinieblas, con el método “ensayo y error”, si tan sólo hubieran tenido maestros para ayudarles como ellos tenían a los G’s, entonces no habría sido necesario tanto sufrimiento. Tom sintió pena por Jorg y su esposa, sintió tal angustia que el otro “vampire” lo expulsó de su mente.

— ¡No te atrevas a hacer eso nunca más! —Gritó el sacerdote levantándose y saliendo de allí a grandes zancadas.

—¿Qué ha sido eso? —preguntó Gus sin entender nada, él estaba esperando alguna jugada sucia, pero no habían pasado ni cinco minutos desde que habían llegado y Jorg había enloquecido sin razón aparente.

—Tom lo venció  —dijo el pelinegro con orgullo en su voz.

—¿Ah?   — Geo pidió una explicación.

—Jorg atacó a Tom pensando que era el más débil —dijo Bill—, seguramente recordó la primera noche que estuvimos aquí, cuando quiso poner pensamientos negativos en su cabeza.

—¿Y qué pasó? —preguntó el rubio, directamente al de rastas, quien parecía perdido en el espacio.

—Lo siento, ¿qué? —dijo Tom bajando la mirada.

—Yo también pude verlo Tomi, no estés triste, no fue tu culpa —dijo abrazándolo—, nada de esto es nuestra culpa.

—Pero fue…

—Tranquilo Tom, todos pasamos por experiencias traumáticas cuando somos convertidos —dijo Gus en voz baja, comprendiendo la tristeza del joven.

—¿Pudiste ver su conversión? —cuestionó incrédulo el castaño y su lazo le dio un golpe en el brazo, a veces Geo podía ser un tonto.

—Sí… —respondió quedamente el de rastas.

—¿Viste a la hermana Tasha? —preguntó el castaño, todos lo miraron extrañados—. Se supone que ella es su lazo.

—Su lazo es su esposa   —contestó el pelinegro.

—Su nombre es Ann, él le dice Anny —dijo Tom, comprendiendo lo importante y valioso de esta información y pronto su alma se sintió más aliviada. Si lograba hacer eso con su Eminencia, atacar su mente, entonces podría sacarle todas las verdades que estaba buscando.

—¿Cómo luce ella?   —preguntó el de gafas.

—Es una mujer rubia, muy hermosa, en mis imágenes tenía el cabello largo y ondulado, no sé si ahora estará igual —dijo el de rastas, de pronto con una sonrisa.

—Ya tenemos donde empezar a buscar —comentó Bill, sonriendo ante la calma que volvía a su gemelo.

—El único problema es… —dijo Gus y todas las miradas se dirigieron a él— que todos usan esas malditas capuchas sacerdotales, tanto hombres como mujeres.

—¡Maldición! —Tom empuñó las manos, ¿por qué siempre era todo tan complicado?

—Al menos sabemos que Jorg no volverá a molestarnos  —aseguró el castaño.

—No estés tan seguro —respondió Gus apretando los dientes—. Es un hecho que buscará venganza… esto ha sido una deshonra para él… recuerda que es un maldito “vampire”, buscará justicia, o más bien “SU propia justicia”.

—¿Por qué no pudo con Tom? —indagó Geo, pensando.

—Porque estábamos juntos contra él —dijo el pelinegro—, si me hubiese atacado a mí solo o a Tom solo, no habríamos sido contrincantes, al menos no aún… pero hoy estábamos juntos y yo estaba en la mente de Tom apoyándolo.

—Exacto —afirmó el rastudo, como si lo entendiera perfectamente, aunque en realidad estaba igual que Geo, recién comprendiendo lo que en realidad había ocurrido.

—Oh vaya, entonces Gus está en lo correcto, Jorg intentará atacarlos por sorpresa, uno a la vez  —comentó el castaño.

—La solución a eso, es que jamás nos separemos  —dijo Tom como si fuera obvio.

—Ellos lo saben Tom —agregó Gustav—. Inventarán una forma de separarlos, de romper su lazo, ellos quieren saber de qué lado están.

—Estamos de nuestro propio lado —declaró Bill con solemnidad—. Pensé que eso estaba claro.

—Para nosotros sí Bill, pero ellos buscan una alianza con la iglesia —explicó el rubio con propiedad—. Es lo que han hecho con cada uno de los reclutados, incluso con nosotros.

—Nos han puesto en tal posición que nos llevan a pensar que ellos son “los buenos” —dijo el castaño, odiando  toda esa basura—, luego les obedeces porque piensas que es lo mejor, cuando en realidad… sólo te utilizan.

—Lo siento chicos, comprendo cómo se sienten —comentó el pelinegro, mirando a los G’s.

—Ellos pretenderán que lo único más importante es matar a Lilith —dijo el rubio.

—Pero eso ES importante —afirmó el de rastas—. Ella quiere matarnos sólo por una estúpida profecía de hace millones de años. Si no la matamos, ella nos matará a nosotros.

—¿Y qué tal si es una trampa? —preguntó el pelinegro sintiéndose paranoico— ¿Y si todo es una trampa de los curas?

—Pero Lilith te buscó por una razón, ella quería que te unieras a sus fuerzas —dijo el de rastas sacudiendo la cabeza en forma negativa—. No nos uniremos a ellos —Recordó a Lestat y sintió nauseas.

—Lo sé Tomi, no quiero unirme a ella, ni tampoco a la iglesia, quiero que estemos juntos y bien   —Le aseguró el menor.

—¿Entonces?

—Ellos. Ninguno de los dos grupos los dejará en paz Tom   —Le aclaró el de gafas.

—¿Y qué hacemos? —preguntó derrotado el mayor de los Kaulitz.

—Quedarnos aquí hasta que decidamos dónde estaremos a salvo —informó el castaño—. Nosotros los seguiremos, era nuestra misión y ahora nuestra misión es…

—Protegerlos  —Terminó el rubio.

—Gracias  —dijo sinceramente el pelinegro.

&   Continuará   &

¿Qué hará Jorg para vengarse? ¿Está su esposa en el monasterio? ¿Qué hay de los otros vampiros, ayudarán a Jorg o simplemente dejarán a los Kaulitz en paz? ¿Seguirán los entrenamientos? No se pierda la continuación.

Escritora del fandom

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *