Basement 23

«Basement» Fic Toll de MaryKaulitz

Cap. 23: El final del verano

No había visto a Bill en todo este mes y medio, a pesar de que tenia sus llamadas y sabia que estaba en casa y disfrutando de los últimos rayos de sol que alumbraban por Berlin, mi novio seguia en mision imposible conmigo, a pesar de que le sentía más lejos que nunca, nuestra relación estaba parada en mitad de la nada, hablabamos sí, nos contabamos algunas cosas sí, pero cuando tenías la misma rutina todos los dias, acabas por no encontrar nada en que contarle, en los últimos dias había estado algo más nervioso pues había visto el temario de los tres últimos meses de mi carrera en la facultad antes de las prácticas y estaba muy nervioso, porque había cosas que ni siquiera imaginaba, tenía la capacidad para operar a una persona, para curarla, para recetarla, pero ese ultimo temario me estaba matando. Pero practicamente la relación entre mi novio y mia, era nula, y sin ningún tipo de camino, temía que cuando viniera dejase de quererme o no quisiera más que estuviera en su casa, al fin y al cabo, yo estaba en su casa porque no tenía ningún otro sitio al que ir ni tampoco a quien acudir, Berlin se quedaba solo sin estudiantes y sin gente en verano y eso era lo peor. A pesar de todo, cada vez que veía que me llamaba Bill, aún sentía que me latía el corazón y mi estomago se traumatizaba, mi amor por él era infinito, estaba aun profundamente enamorado de él, creía que aun estando separados y no haberlo visto en este mes y medio, hizo que me diera cuenta que la única persona que quiero en mi vida es Bill.

Sin embargo, todo lo contrario con Ben, en este mes y medio nos hicimos muy intimos, habíamos pasado limites que ni yo mismo creia, en esa pequeña celda, haciamos de todo, desde que jugamos a las pistolas de agua, pasando por jugar al futbol, me llevé una mesa de ping pong, también, veiamos infinidades de peliculas y series, se enganchó a True Blood, y yo solo veía escenas de sexo a todas horas, al igual que leiamos juntos, me ayudaba a preparar mi proximo curso y haciamos infinitas cosas juntos. Mi relación con Ben, era la soñada y esperada con su hermano Bill, pero Ben era tan diferente, era tan dulce y a la vez esa pizca de rebelde que siempre quise en Bill, esa dulzura que hizo que me tenía tonto, ese saber estar, esa timidez y a la vez descaro, pues tras un mes y medio seguía sin entender porque estaba allí encerrado.Eramos practicamente muy buenos amigos y le había cogido cariño aunque ultimamente estaba algo triste porque sabía que iba a volver a las clases y vendría Bill pronto y no iba a poder estar abajo tanto tiempo, pero siempre le animaba jugando a algo y dejando que ganara, aunque no podía dejar de pensar tampoco que no lo vería tanto, esos últimos dias libres estaba algo decaído y más adorable que nunca, pero eso no hacía que acturamos como siempre, porque hoy en día podía decir que Ben, se había convertido en uno de mis mejores amigos.

Tenía ganas de terminar de comer, de hecho rebañé el plato muy rápido y casi me atragantaba, bebí agua y le dí un beso a Margaret, corrí por toda la casa, por el camino que ya se había hecho habitual, bajé corriendo las escaleras del sótano y es que ya tenía ganas de contarselo a Ben, me moría de ganas por contarle todo, abrí la puerta y estaba en el baño y toqué varias veces, desde que le pillé en la ducha cierra el baño.

– Ben, Ben, Ben… vamos no tardes, ¿que te queda?

– ¿No has venido muy pronto?

– Si, es que he comido rápido, es que te quería contar una cosa y me moría de ganas, te lo quería contar a ti antes que a nadie, bueno Andy ya lo sabe.

– Dime – salió con una toalla en la cintura

– Joder Ben – me dí la vuelta – no te presentes así, recuerda que a mi me gustan la cosita que tenemos todos

– Venga, ahora que me tienes aquí ¿no me lo dices?

– Nooo, espero, y venga cierra y vistete – cerró la puerta y se vistió, al rato, salió vestido y perfumado y tremendamente guapisimo, como lo era su hermano claro

– ¿Ya?, ven sientate – se sentó – ¿sabes? he estado hablando con Andy, y que ya sabes que pronto vamos a empezar la uni y tal

– Si si – escuchaba atento

– Pues hemos pensado en preparar una fiesta para todos lo de la clase y tal, así en plan, fieston del siglo, a lo bestia, como ya estan empezando a regresar de las vacaciones

– ¿Pero no me dijiste que ya se hacía ese tipo de fiesta en la facultad?

– Siii pero esas fiestas son rollo, no hay a penas alcohol y a las tres tenemos que cortarla, a pesar de que sea de bienvenida, hemos pensado una a lo bestia, con esas de infinitamente con alcohol y que dure hasta el amanecer y todo

– Ahhh bien ¿no? me alegro

– Siii te lo quería decir a ti primero, porque, parte de la base que he pensado en darla aquí – le ponía cara de adorable

– Uuhhh – puso cara de negación – vas a tener que negociarlo bien con mi hermano

– Si, lo se, pero algo como que también esta es tu casa y quiero tu bendición

– hahahah ¿mi bendicion? pero si sabes que no puedo salir de aquí

– ya pero esta también es tu casa, la casa de tus padres, la vuestra y si tu me dices que no, sabiendo ya que Bill me va a decir que no, pues no le pregunto nada

– hahha bueno, tienes mi bendición

– awww ya ya lo sabía – le abracé efusivo – ahora toca lo peor, Bill hahahha

Si tocaba lo peor, mi novio, el dueño actual vigente de la casa, el que tiene todo el poder del mundo mundial y sobre todo el poder de causar en mi cosas que siente todo mi cuerpo. Tenía que llamar a mi novio, tenía que hablarlo con él directamente, mi petición constaria en cuatro partes, empezando por su negacion, siguiendo por la continua negacion, pasando por la parte de mi tristeza ante su negación y acabando con la aceptación de que no podia resistirse a mis encantos, algo como que ya conocía a Bill, y sabía como convencerle. En mi llamada nocturna antes de bajar a ver a Ben, iba a hacer uno de mis intentos, el primero y estaba nervioso, porque ya casi había invitado a media facultad y decirles que no, sería un fallo por mi parte.

– y bueno, ¿algo más que quieras contarme? – dijo Bill

– no no, bueno, no no

– venga Tom, cuentamelo todo

– no es que no creo que pueda, vamos

– intentalo, cuentamelo

– vale, porque tu lo quieres, es que, sabes que vamos a volver a nuestro ultimo curso teórico juntos mis amigos y yo, y habiamos pensado en hacer una macro fiesta, de esas un fieston de esos, que no se acaban hasta el amanecer

– ¿pero eso no lo organizaba la facultad?

– nooo, no es lo mismo, sabes que ahí no hay alcohol y que a las tres se corta, nosotros decimos un fieston, de esos buenos, interminables

– ahhh entiendo

– y bueno había pensado

– claro que puedes ir, vamos, no me tienes que pedir permiso, es tu fiesta y tus amigos

– no cari, no es eso, he pensado que podía hacerla aquí – gesticulé y hubo un silencio – bueno entenderé que no quieras que la haga aquí, lo había pensado porque aquí hay espacio suficiente, hay seguridad de la tuya por si pasara algo, y ademas mis amigos me siguen diciendo que tengo el mejor novio del mundo por tener esta casa, así que habia pensado esto, pero si no quieres lo entenderé

– Tom, es que hay muchas cosas de valor

– ya ya lo entiendo, pero ya sabes que solo utilizariamos zonas que podemos acceder, había pensado en montar una carpa en el jardin y aprovechar el tiempo y utilizar la piscina y así no entrariamos en la casa y claro cerrar o poner a alguien para que no tengan acceso a la casa, solo a esas zonas basicamentes

– bueno Tom, parece una buena idea, ¿que tal si me lo pienso?

– Si si, es normal, piensatelo, tomate el tiempo que necesites, no mucho, al menos que no llegue navidad hahhaha hahah

– no no antes de navidad te respondo

– oye cari, y una ultima cosa antes de que me cuelgues

– dime

– queee – suspiré – ¿cuando vas a venir? te echo de menos mucho

– pronto Tom, te lo prometo, pronto.

– ¿de verdad? si hago la fiesta aquí , ¿estaras conmigo? me gustaría que te conocieran, son un poco pringaos, pero son buena gente

– lo intentaré Tom, pero si no estoy, te lo prometo que pronto estaré contigo

– vale – me hizo sonreir – lo unico que quiero es que vengas sano y salvo y que vengas aqui a mi lado

– Lo prometo, pronto estaré a tu lado

– eso me alegra mucho, te echo mucho de menos cari

– y yo también

– awww ¿de verdad? bueno me esta dando un orgasmo interno ahora mismo – nos reiamos y era verdad, que mi novio me dijera te echo de menos o al menos un yo también me ponía extra cachondo y más yo llevando ya dos meses sin sexo.

Continúa…

Gracias por la visita. Te invitamos a dejar un comentario.

Escritora del Fandom

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *