Familiar 1: Visita (no) deseada

En febrero del año 2018, publiqué por completo “Ilusión”, la primera parte de esta serie, para celebrar el día internacional del fanfiction. Tengo muchas ideas para este universo, que obviamente ha sido inspirado por mi amor a lo paranormal y por la maravillosa serie “Supernatural”. Aquí la siguiente entrega y recuerden que ya han pasado 6 meses desde que Tom hizo el pacto con Bill y ha vivido con él desde entonces.

Familiar” Fic de MizukyChan

Capítulo 1: Visita (no) deseada

Tom revolvía con agilidad la salsa boloñesa, cuando oyó el tintinear de las llaves justo fuera de la puerta. Genial, justo a tiempo para la cena. Pensó, dando un probada a su creación, sonriendo ante la explosión de sabores en su lengua.

¿Tom? —llamó la voz de Bill.

El aludido giró y la sonrisa que portaba se desvaneció al reconocer al personaje junto al pelinegro. Sujetó la cuchara de madera con fuerza y dio un par de pasos, con una expresión de furia en el rostro.

¡Es que lo mato!

¿Con una cuchara, Pelitos, en serio? —provocó el castaño—. ¿Y de madera? ¿Qué vas a hacer, clavarla en mi corazón, como si fuera un vampiro de películas en blanco y negro?

Tom rugió y alzó su “arma”, pero Bill se interpuso en su camino y le dio una sonrisa tierna.

Maldito Bill y su cuerpo bonito, con cara de ángel.

Sabes que no puedes dañarlo, ¿verdad? —Tom lo sabía, pero saberlo no le quitaba las ganas de hacerle daño, mucho daño—. Es un demonio, Tom, no puedes lastimarlo, ni siquiera puedes matar su recipiente, porque ya está muerto.

Sip, desde antes de su condenado pacto o lo que sea que tienen ustedes —respondió el castaño, con una sonrisa canalla, que enojó más al barbudo.

Georg… —dijo Bill, en tono de advertencia—. No lo provoques.

¿O qué? —contra-atacó, alzando una ceja, desafiante.

O te dejaré en la trampa bajo la que estás parado —respondió el pelinegro, alzando la vista al techo, donde estaba dibujado un intrincado pentagrama, que servía de trampa para demonios.

Georg resopló y se cruzó de brazos—. Está bien. No más provocaciones para Pelitos.

Es Tom, idiota —agregó el humano, bajando la cuchara de madera, contento porque su trabajo con la trampa había dado fruto.

Cada vez que te miro a la cara es lo único que puedo ver, Tom, pelitos en tu barba, en tus cejas, tu cabello, falta que te salgan pelitos en las orejas y la nariz, pero supongo que esos se verán cuando seas más viejo.

Tom gruñó y volvió a levantar la cuchara, con clara intención de darle un golpe al chico de ojos verdes, pero, una vez más, Bill lo detuvo.

No lo defiendas, Bill —gruñó Tom.

No lo hago, sólo trato de salvar tu cena, porque huele muy bien desde aquí —respondió el demonio.

¡Mierda! —Tom corrió de vuelta a la cocinilla y apagó la estufa. Al menos la salsa se había salvado.

Mmm, ¿qué comeremos? —Preguntó Georg, dando un par de palmadas.

Bill y yo cenaremos espagueti —contestó el humano, regresando junto al pelinegro—. Tú, te irás ahora mismo y nos dejarás tener una velada tranquila.

Me temo que eso no será posible, Tom —respondió Bill, dándole a Tom una expresión de disculpa.

¿Qué? ¿Por qué?

Bill y yo tenemos asuntos que discutir —intervino Georg—, cosas de gente grande.

Tom sacudió la cabeza y, con los dientes apretados, dijo—. Conozco los negocios de Bill, idiota. Además, soy un adulto.

Georg se tocó la barbilla, pensando, y luego, con una enorme sonrisa, agregó—. No llegas a los cien años, pero bueno, podemos hacer una excepción. Después de todo, quién no probó la cerveza antes de los veintiuno.

Tom rodó los ojos y fue hasta la cocinilla, preparando dos platos, mientras Bill entregaba a Georg una silla, sin dejarlo salir de la trampa anti-demonios.

Cuando se sentaron a la mesa, Tom observó a Bill acomodar los espagueti en su tenedor y luego llevarlos a su boca. Sin poder aguantar, preguntó—. ¿Y bien?

Bill masticó, saboreó y luego tragó—. Están buenos —respondió.

¡Oh, por el amor de Thor! —Exclamó Georg, sentado a un metro de distancia de los chicos—. Es un demonio, a Bill no le sabe a nada. Llevas medio año viviendo con él, ya deberías saberlo.

Tom lo miró con los ojos achinados, con tal intensidad, que de haber tenido poderes, Georg habría caído muerto. Sin embargo, no fue él quien habló.

Te equivocas, como en muchas cosas, Georg —respondió Bill, limpiándose con una servilleta.

¿De qué estás hablando? Somos demonios, no necesitamos comer.

Es cierto, no lo necesitamos, pero no es que la comida sea dañina para nosotros, es sólo que no tenemos el mismo sentido del gusto de los humanos, pero eso no significa que no podamos tener algunas de sus sensaciones, aunque sea a un nivel un poco más leve.

Tom sonrió y agregó—. ¿Has probado la comida china o tailandesa? —señaló con la cabeza los condimentos que yacían en el mostrador de la cocinilla—. Un poco más de aderezos y voilà!

La comida tiene sabor, ya no es insípida —agregó Bill con una sonrisa.

Oh, Thor, esto es peor de lo que imaginaba —murmuró Georg con los ojos abiertos como plato—. Sólo espero que Heidi nunca se entere de esto, porque sin duda lo usará en tu contra.

Y hablando de Heidi, ¿qué hizo ahora? —preguntó el pelinegro.

¿Quién es Heidi? —interrumpió Tom, disfrutando de su cena.

Una bruja —respondieron Georg y Bill al unísono.

Tom no pudo reprimir una sonrisa—. ¿Una bruja?

Una muy poderosa —agregó el castaño—. Bill trabaja para ella —el pelinegro lo fulminó con la mirada.

Espera —Tom quedó con el tenedor en el aire, a medio camino de su boca—. ¡¿Qué?!

O eso es lo que Bill quiere que ella piense —continuó Georg—. Es una bruja antigua, por no decir “una vieja bruja”, tiene más años de los que Bill lleva como demonio de encrucijada y ya sabes lo que dicen: “más sabe el diablo por viejo, que por diablo” —sonrió de lado, ganándose otra mirada molesta de parte del pelinegro.

Tom tragó un bocado y volvió a preguntar—. ¿Y por qué trabaja para Bill?

El pelinegro no respondió, sino que desvió la mirada, haciendo que Tom arrugara el ceño.

Creí que ya no habría secretos entre nosotros, Bill, lo prometiste —dijo el barbudo, bajando su tenedor.

No es lo que crees, Tom —murmuró Bill.

Está buscando un libro —intervino Georg, notando la tensión entre los chicos.

Bill arrugó el ceño y dio un trago a su vaso de vodka, sin siquiera arrugarse cuando el licor bajó por su garganta. Era en momentos como ese, que el demonio deseaba poder emborracharse como un humano cualquiera.

Es un Grimoire antiguo —dijo Bill, llenando su vaso otra vez.

Un grimoire —Georg imitó el acento del pelinegro con sarcasmo y luego rodó los ojos—. Un grimorio, o libro de hechizo, es prácticamente un arma —comentó el castaño, ganando la atención de Tom otra vez—. Este grimorio es tan antiguo que la única forma de seguirle el rastro, sin que se enteren en el infierno, es mediante un infiltrado en el aquelarre.

¿Y ese infiltrado es Heidi? —Preguntó el barbudo, volviendo su atención a la comida.

Exacto —respondió el castaño, dando una palmada en su muslo—. No eres sólo una cara bonita, Pelitos.

Tom rodó los ojos, pero sonrió y dio una mirada a Bill, que claramente decía: ¿por qué no me lo dijiste antes? En cambio sólo dijo—. Tu cena se enfría.

Bill asintió y nuevamente tomó su tenedor y siguió comiendo.

Ahora ya me han picado la curiosidad —dijo de pronto Georg, cambiando de tema y sacando a los chicos de su burbuja, ambos lo miraron interrogantes—. ¿Puedo probar un poco de esa cena con aderezos?

Tom soltó una carcajada, pero se puso de pie y caminó hasta la cocinilla para preparar un plato extra.

Te sacaré de ahí —agregó Bill, levantándose también.

La velada no había comenzado bien, pero estaba lejos de acabar.

& Continuará &

Chan, chan, chan. ¿Por qué la autora ha incluido a Heidi en este fic? Jajajajaja, ya lo sabrán. Por el momento me gustaría saber si les ha gustado el capítulo y el regreso de Georg (aunque para ustedes es la primera aparición del castaño) En la temporada siguiente sabremos qué ocurrió en los primeros seis meses de la pareja viviendo juntos.

Besos a todos y gracias por la visita.

Escritora del fandom

4 Comments

  1. Me gusto este primer capitulo, me causo mucha gracia la interacción de Tom y Georg y su pequeña discusion. Cuando leei que hablaban de Heidi y se referian a ella como una bruja me dio mucha risa, lo que me recordo que asi es como muchas la vemos jajaja😉
    Nos leemos en el siguiente, saludos 😊

    • Ese fue mi pequeño chiste, Heidi, la bruja antigua por no decir la vieja bruja jajajajajaja.
      Gracias por ser parte de esta nueva temporada, espero te siga gustando. Besos.

  2. La vieja bruja. … upps! ♥ con que esa bruja no quiera comerse a Tom todo esta bien. ..nnooooo, Bill nunca dejes que esa bruja vea a Tom xD
    Tom pelitos…jajajajaja y le saldrán más pelos digo. ..XXXD
    Nos leemos en el siguiente. Muakkkk! ♥

    • No tienes que preocuparte por Heidi, Ady, al menos no en esta temporada jijiji, Bill se encargará de cuidar a Tom y sus pelitos jajajaja
      Muchas gracias por embarcarte en esta nueva aventura conmigo. Besos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *