Intelectual 2: Cerebrito

Notas de MizukyChan: Debo confesar que en un principio me motivé a escribir esta historia sólo por la canción, pero eso me llevó a encontrar la serie “Sherlock” y sólo después del primer capítulo, me dije que este fic pintaba para ser algo así, aunque no habrá nada de detectives, ni casos que resolver, sino más bien otras cosas (guiño). Y aquí está el capítulo. Espero les guste y lo disfruten tanto como yo, porque en serio, escribir este fic ha sido orgásmico, algo que no me pasaba desde hace muuuuuuucho.

Intelectual” Fic de MizukyChan

Capítulo 2: Cerebrito

Tom gruñó y estiró una mano, buscando su celular con los ojos cerrados, porque ¿era su celular ese molesto ruido que oía a la distancia?

Ruido, golpe, ruido, golpe, ruido, golpe.

Abrió un ojo cuando sus dedos encontraron lo que buscaba, pero su móvil no brillaba, la pantalla estaba oscura. Entonces, ¿qué era ese ruido?

Una de sus neuronas le proveyó la palabra que buscaba: timbre.

Volvió a mirar el celular, esta vez activando la pantalla. 7 AM, sábado. ¡Qué demonios!

Apretó los ojos, antes de volver a abrirlos y, con un fuerte gruñido, se levantó de la cama, limpiándose los ojos por el camino a la puerta—. ¡Ya voy! —gritó y el ruido cesó.

¿Quién demo…?

Tom Kaulitz, asumo —interrumpió el hombre al otro lado de la puerta—. Soy William Trumper, tu nuevo compañero de piso.

Tom tenía el ceño fruncido—. ¿Quién?

Trumper, William Trumper —repitió el hombre—. Tu padre me dijo que ya habías sido informado —agregó—. Dijo que tendrías una copia de las llaves, que se las entregarías a la señorita Martinez…

¿Quién?

Su secretaria —respondió el joven, sin siquiera parpadear—. Se supone que se reunirían para la recepción de las llaves —ladeó un poco la cabeza, dando una mirada a lo que había detrás de Tom y agregó—. Supongo que después de la cena de tra-ba-jo —extendió el sonido de la palabra, haciendo notar la ironía— y las copas de vino adicionales, la señorita Martinez no acabó de irse y las llaves todavía están aquí, ¿no es así?

¿Cómo?

Hay un par de copas a la vista, una de las cuales tiene una marca de labial rojo, Rio Rio de Topshop, el favorito de Pamela Martinez.

Bobamente y todavía envuelto por la bruma del sueño, Tom giró por completo, mirando las copas que, efectivamente, se veían desde la entrada.

Brillante —dijo bajito.

¿Puedo pasar? Tengo algunas cosas que me gustaría dejar aquí, antes de iniciar el trabajo del día.

Oh, claro —respondió Tom, rascando la parte posterior de su cabeza—. Lo siento, pasa Will.

William —corrigió el hombre.

Tom gruñó y se hizo a un lado, dejando que el cerebrito invadiera su morada.

Un par de hombres, esperaba detrás de Trumper, y cuando éste les dio la señal, comenzaron a ingresar cajas y muebles.

Tom no se dio cuenta de nada, hasta que salió del baño, con la cara lavada, mucho más despierto que unos instantes atrás. Caminó hacia la cocina, con intención de prepararse un café muy cargado, cuando un grito femenino lo detuvo.

¡TOM!

Tom corrió hasta su cuarto, donde Pamela cubría su desnudez con las oscuras sábanas de seda azul, mirando indignada, como los hombres de la mudanza, comenzaban a mover la cama, con ella arriba.

¡¿Qué demonios está pasando aquí?!

El cerebrito apareció justo a su espalda, diciendo—. ¿No es obvio?

Tom dio un salto y se apartó del rubio—. ¡Esta es MI habitación!

Pensé que estaba claro que seríamos compañeros de piso. Hay tres habitaciones en este departamento, tú tienes uno de los cuartos extra como estudio, yo necesito un despacho, así que compartiremos tu cuarto como habitación —William respondió con voz monótona.

¿Podrían darme tiempo para vestirme? —Pidió la mujer, completamente avergonzada.

Oh, no te preocupes —contestó Trumper con rapidez—. Esto sólo tomará un momento, exactamente un tercio de lo que tarda Kaulitz en correrse.

¿Qué? —Preguntaron Tom y Pam al mismo tiempo.

Cinco minutos —repitió el recién llegado.

¿Cómo lo…? —murmuró la mujer, callándose de pronto, causando un sonrojo en las mejillas de Tom.

Trumper apretó el puente de su nariz y respondió—. El reloj de pulsera de Kaulitz está marcando las 12:05, obviamente no es la hora de hoy, por lo que imagino quedó así al golpearlo contra algún mueble, posiblemente la mesita de centro de la sala, cuando iniciaron sus actividades “románticas” —explicó. Los ojos de Tom se dirigieron de inmediato a su muñeca, confirmando las palabras de Trumper.

Parecía que todos en el cuarto aguardaban la explicación completa, por lo que William continuó—. El reloj del velador está en el suelo, marcando la hora en que se detuvo, 12:20, probablemente al intentar apagar la luz, indicando la hora de término del coito —los ojos de todos se dirigieron de inmediato al artefacto mencionado, comprobando la información.

Uno de los hombres contó con los dedos, entendiendo el por qué de los cinco minutos, y rió de buena gana, cabreando más al dueño de casa.

Puede que lo haya hecho más veces durante la noche —se defendió Tom.

Por las bolsas bajo tus ojos y la cantidad de botellas vacías de la sala… lo dudo —respondió el rubio, saliendo de la habitación sin mirar el rubor en las mejillas de la pareja.

Wow, eso fue increíble, pero… embarazoso. Al parecer esto es una mala idea. Una pésima idea.

Pensó Tom, apretando la mandíbula.

& Continuará &

Jajajajaja. A Tom ya no le está gustando nada tener a Bill en su casa. Pero bueno, no tiene más opción. Los invito a seguir leyendo para saber cómo seguirán interactuando estos dos.

Gracias por la visita y están invitados a comentar.

Escritora del fandom

4 Comments

  1. No dejó serán compañeros de dep a sino de habitación, 😉😁😁😁 pobre Tom al parecer Will tiene todas las intenciones de ser muy poco amable y😈😈😈 condescendiente con su nuevo compañero.
    😁

    • No es que Will sea poco amable, de hecho veremos que es adorable, el asunto es que su mente es muy práctica, por eso no ve problema compartir habitación, para él todo es muy obvio y no entiende por qué los otros humanos (Tom) se molestan por sus decisiones jijijiji
      Muchas gracias por estar aquí y, como le dije a Ady, ya están en el mismo cuarto, ahora falta que se metan a la misma cama para que inicie la diversión (Cara sonrojada)

  2. Bill llego para instalarse en la casa de Tom y vaya forma de hacerlo, puso vergüenza al pobre de Tom y a la secretaria, como si eso no fuera suficiente él y Bill van a compartir habitación no solo el piso. Esta va hacer una convivencia bastante entrenida.
    Por cierto la actitud formal de Bill me encanta, es obvio que Tom va a sufrir y divertirse bastante.
    Nos leemos en el proximo, saludos 😊

    • Oh, mi querida Mimis, claro que habrá diversión en este fic, aunque creo que será mayormente para nosotros, no tanto para Tom jajajaja
      Estas cordialmente invitada a seguir leyendo. Besos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *