Travesuras en el Laboratorio 9

Travesuras en el Laboratorio” Fic Twc de MizukyChan

Capítulo 9: Disfraces

& Día tres &

Tras hacer las compras necesarias por internet, los G’s y Kazy decidieron pasar la noche en el salón central del laboratorio y nos les tomó nada de tiempo, caer en los brazos de Morfeo.

El felino se acomodó en la camilla más pequeña, porque NO dormiría con los humanos pervertidos. Pero cometió un error muy grave al escoger esa opción, pues estaba muy cerca de Ger, quien estuvo toda la noche enviando sus ondas afrodisiacas, las cuales le hicieron despertar no solo con cola, sino también con orejas de gato, por los sueños húmedos que tuvo.

&

Por la mañana, un molesto ruido taladró los oídos del más sensible de los ex ratones. Tomi se removió en su lugar, sintiendo como Brill lo tenía firmemente sujeto por la cintura. Bostezó y nuevamente oyó ese ruido.

¿CereBrill?

¿Mmm? —Gruñó el otro, en respuesta.

¿Qué es ese ruido?

El rubio menor abrió los ojos y enfocó su mirada en una de las pantallas que mostraba un puntito rojo, parpadeando. Se sentó en la colchoneta, sobre la que habían dormido y prestó atención. En el instante en que la figura de la pantalla se acercaba a la puerta, ese ruido sonaba.

Es el timbre —respondió, después de despertar del todo—. ¿Por qué trae tantas cajas?

Debe ser comida —comentó Tomi, pasándose la mano por la panza.

No son cajas de pizza.

CereBrill vio que junto a la pantalla parpadeante, había un teléfono que también titilaba. Usando su capacidad de asociación, cogió el auricular.

¿Hola, qué necesita? —preguntó por el aparato. En teoría Brill conocía muchas cosas del mundo humano, pero nunca las había llevado a la práctica. Sin duda, sus planes de conquista mundial no eran en vano, pero fracasaban porque nunca terminaba de salir del laboratorio.

Tengo una entrega especial urgente, para el señor Georg Listing —respondió el joven de gorra, confirmando el nombre en una pequeña libreta.

Um… aguarde un momento. —El rubio colgó el auricular y miró a su hermano—. Usa esas piernas rápidas y corre a decirle a papi Geo, que lo buscan afuera.

Tomi sonrió, le encantaba que le dieran instrucciones y sentirse útil, pero lo que amaba más, era que elogiaran sus habilidades para correr, porque él era el número uno en su ruedita de ejercicios. Sin ponerse nada encima, emprendió la marcha, mostrando su bello trasero.

Al verlo partir totalmente desnudo, Brill rodó los ojos, con razón el caliente de Kazy quería follarlo cada vez que lo tenía cerca. Cogió su bata y se la puso y luego la de su gemelo y salió, con rumbo a la planta baja.

&

Cuando Brill llegó finalmente al salón central del laboratorio, recordó aquellas películas que vio hacía unos meses, cuando recién los habían comprado y estaban todavía en la casa del pequeño Robert, celebrando lo que los humanos llamaban Navidad.

Tomi corría de un lado a otro, mirando los colores de los envoltorios, su papi Geo, trataba de firmar los documentos de la entrega y Kazy, abría y abría paquetes, mientras tío Gus, sonreía divertido.

¿Qué, qué está pasando aquí? —preguntó, entrando del todo al salón.

Oh, es algo de… —Quiso explicar Gus, pero la voz de Tom lo detuvo.

¡REGALOS! —Gritó, corriendo hasta el gemelo mayor para abrazarlo. Momento que el rubio aprovechó para ponerle la bata blanca y así cubrir su redondito trasero.

Um, un momento. —Los ojos de Brill, entrenados para notar cosas que los normales no hacían, se percató de un detalle en el pelinegro, pero para evitar asustar a su hermano, le hizo una señal a su papi, quien al ver la dirección de su mano, susurró algo así como “disfraces”

¡Demonios, esto es increíblemente perfecto! —dijo el felino, cogiendo un largo y oscuro abrigo.

«¡Cierto, es bellísimo! ¡Debí llegar antes y dejarlo para mí!» Brill se abofeteó mentalmente, por estar perdiendo el tiempo y procedió a acercarse a la pila de cajas, para buscar algo que le gustara. Apenas tomó uno de los paquetes, sus ojos brillaron.

Tenía muchos accesorios hermosos: collares, anillos, adornos. Todo perfecto para acompañar su belleza. Sí, CereBrill era un megalómano, y siempre pensaba que algún día conquistaría el mundo, pero también tenía un lado oculto, que solo Tomi conocía. Brill tenía la cualidad (o defecto, según cómo se mire) de ser muy vanidoso. Condición que se había incrementado desde que había conocido el sexo con Tomi. Le gustaba arreglarse o poner poses tentadoras, para el bobo de su gemelo, estuviera siempre babeando por sus huesitos.

Sin pensarlo mucho, comenzó a ponerse unas muñequeras negras con púas, varias pulseras y colgantes, más un gran anillo dorado. ¡Joder, como le gustaban los regalos!

Toma, esto te quedará bien —dijo Kazy, extendiéndole un ajustado pantalón de cuero negro—. Compré dos, porque sabía que te gustarían.

Brill arrugó el ceño, desconfiando del ex gato, pero cuando sus ojos descansaron en la prenda, fue como amor a primera vista. Cogió el pantalón y acarició la tela entre sus dedos, sin que nadie lo notara.

Kazimir, quien se había volteado y estaba inclinado con el trasero empinado, hizo sonidos de placer, mientras seguía hurgando entre las cajas. Cuando dio con lo que buscaba, se volvió a levantar con actitud de triunfo.

¡Las tengo, CereBrill!

Tanto el aludido, como los G’s, se giraron hacia el pelinegro, porque nunca antes, había mostrado señales de querer ser agradable con Brill.

¿Qué tienes? —preguntó el padre, preocupado de que fuera a hacerle una broma de mal gusto a su hijo, pero para su sorpresa, el felino sacudió un par de playeras pequeñas.

Estás son para nosotros —respondió y guiñó un ojo al rubio de ojos maquillados, quien seguía con el ceño fruncido, pero por dentro tenía ojitos de corazón—. Como somos igualitos, serás mi modelo.

Yo soy igualito a CereBrill, porque somos gemelos. —Alegó Tomi, corriendo hasta su hermano, dándole un lengüetazo en la mejilla—. Tú tienes el pelo oscuro como la noche. Nosotros brillamos como el sol —comentó poéticamente. A decir verdad, estaba citando las palabras de Ger, pero como nadie sabía sobre lo que ella realmente pensaba, todos se sorprendieron por la bella frase.

No te enojes, Tomi, cariño. Solo quiero que CereBrill se pruebe estas ropas, para ver cuál le queda mejor. ¿No quieres ver cómo luce con todas estas prendas? —indagó lisonjeramente el felino, logrando su objetivo, porque todos los ojos se dirigieron a Brill con ganas de verlo caminar por una pasarela.

Sí —dijeron tres voces al unísono.

Perfecto. —Kazy cogió las prendas y arrastró a CereBrill hasta el baño, mientras Gustav caminó hasta el computador y puso a una de sus cantantes favoritas, con un tema “ad hoc”: Fashion >///<

¿Lady Gaga? ¿En serio? —cuestionó el castaño, pero solo recibió un bufido en respuesta.

A los pocos minutos, salió Brill, caminando en unos ajustados pantalones de cuero, más una bella playera negra, sin diseño, que dejaba sus brazos al descubierto y era abierta en el pecho, dejándole lucir sus colgantes.

Los presentes ahogaron un suspiro de fascinación. Brill no se veía bien, se veía endemoniadamente sexy. Tomi tenía la boca abierta, cosa que encantó a su gemelo, se sentía muy cómodo en esas ropas y ver esa reacción en su hermano, era suficiente para él.

A ese modelo le siguieron cuatro conjuntos más, causando la misma impresión que el anterior. Brill amó cada modelo y tuvo que admitir que el maldito gato tenía muy buen gusto en cuanto a imagen.

Pero el tiempo pasó y finalmente, había que ponerse a trabajar, así que CereBrill escogió un atuendo y procedió a ayudar a Tomi, con el que él había escogido, preguntándole.

¿Por qué rayos escogiste estos colores?

Es un disfraz, CereBrill. Además, me gusta mucho este tono amarillo, es muy vivaz y nos hace ver más llamativos.

Déjalo CereBrill. —Intervino su preocupado padre—. Tomi tiene razón, esos colores le quedan muy bien.

¿Ves? —dijo orgulloso el rubio mayor y luego arrugó el ceño—. ¿Y qué serás tú, CereBrill? Te ves muy lindo, pero… ¿cuál es tu disfraz?

De eso me encargo yo —respondió Kazy, saliendo del baño con un atuendo igual de sorprendente que el de Bill—. Encargué algo para ti, guapo. —Le guiñó un ojo, enojando a los dos ex roedores.

El felino se dirigió a una caja particularmente grande y sacó un gorro, que tenía la particularidad de querer abrazar a su portador. Tenía los colores de un lobo de montaña, con orejitas cortas, además de unos bolsillos, para meter tus manos. Tomi al verlo, soltó un suspiro y corrió a quitárselo al gato, para situarlo suavemente en la cabeza de su gemelo.

Aaawww, CereBrill, te ves adorable. —Y lo estrujó en un abrazo “rompe-huesos”.

Gracias para mí —dijo sarcásticamente el pelinegro y procedió a sacar más gorros de la caja—. Toma Georg, este es para ti y tío Gus, este es tuyo. —Le extendió el objeto con una sonrisa.

Los G’s recibieron sus presentes y los miraron con ojos grandes, no entendían muy bien la razón de ellos, pero era parte del plan, así que no tenían tiempo para quejarse.

De la misma caja, El pelinegro sacó un bello sombrero de capitán de barco y lo admiró con deleite, pero antes de que lo pusiera en su cabeza, Tomi le habló.

¿Creí que serías un gatito? Ya sabes, por la colita y las orejas que ya tenías puestas desde la mañana. ¿Para qué las cubrirás con ese gorro tan raro?

Kazy estaba a punto de contestarle, pero el timbre de la entrada sonó, alertándolos a todos.

& Continuará &

¿Habrán llegado los invitados? ¿Qué pensarán los doctores, cuando vean la locura que hay en el laboratorio? ¿Qué hará Ger con tanta gente en el lugar? ¿Seguirá empeñada en hacer ejercitar a los ex ratones? ¿O se limitará a mirar la interacción de aquellos extraños especímenes de laboratorio? PD: La imagen de Bill rubio es de Fucker Berrouz, pero no sé quien hizo el arreglo de Tomi abeja. Espero les haya gustado.

Escritora del fandom

2 Comments

  1. Jajajajja viendo esos disfraces en las imágenes es increíble que Tomi se coma a Bill si es una linda y hermosa abejita, cosita bella…con razón hasta el gato sexy se lo quiere hechar….(en serio Mizu, como un tipo de spinn off un trio por favor !! Si, creo que Kaz tendrá su Tom, ya no recuerdo bien, pero un trio ufff o cuarteto con su Tom respectivo ..Gertrudis ayúdame !😂😂😏🌚🔥🍆)
    Bueno a esperar lo que harán todas esas metes prodigiosas juntas para salvar al pequeño Robert❤️

    Muakk

    • Mi Ady, por mucha calentura que tenga Kaz y hasta CereBrill, ya sabes el miedo casi pavoroso que siente Tomi por el gato u.u así que el trío tendría que ocurrir en, mmm… (se le ocurre una idea) Mejor no digo nada, puede pasar, todo puede pasar jajajajajaj para eso existe la magia de los fics jajajaja. Gracias por siempre dejar esas semillas en mi mente (de Ger) y hacer que no olvide por qué me gusta tanto escribir jijiji
      Besos, mi querida Ady.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.